jueves, 29 de mayo de 2014

MATERIA DE SUEÑOS

Federico García Lorca


Te (me) deshaces en la huerta de San Vicente, allí donde la vega se viste de luna y las acequias recogen el tierno llanto de los cocodrilos desconsolados; donde los niños muertos conservan una veleta morada en el espacio que un día ocupó el corazón; donde la alegre humedad de los besos hace enloquecer los magnolios a la hora del té. La tarde de mayo se engalana como una hetaira o un arcángel andrógino, nunca se sabrá a ciencia cierta. Y tú te transformas en una dulce flor carnívora que me devora en incalculados y devastadores rituales paganos.

5 comentarios:

Amanecer Nocturno dijo...

Me apetece una mutación floral :)
Gran conjunción lorquiana, onírica, pagana.

Un abrazo!

Lunática (R.) dijo...

¿Si somos ratones muy pequeños cabremos en un sueño?
Besito(s)

i*- La que canta con Lobos dijo...

preciosamente delicado.

g dijo...

Dios mío, me han entrado ganas de pasearme bajo los magnolios.

Claudia Tubilla dijo...

"Y tú te transformas en una dulce flor carnívora que me devora en incalculados y devastadores rituales paganos."

Increíble forma de expresar la tortura humana de los corazones que aman.