jueves, 26 de diciembre de 2013

VELOS

"Muchacha lavándose" (Edvard Munch)


Ella deja entonces caer el velo tornasolado
como una ofrenda.
Hoy lo recuerdo.
¿O era la niebla en los balcones del alba?

5 comentarios:

HADA dijo...

¿O era una mancha imborrable en el alma?

Bss.

Natalia Ortiz dijo...

Ambas opciones se leen hermosas :)
Feliz Navidad, Juan Antonio!!
Un abrazo!

calmA dijo...

La provocación siempre transtorna y deja huella, es imborrable.

Beso

Sandra Liebaert dijo...

Ay, te veo muy cernudiano, no sé por qué...

Besous

Anónimo dijo...

tan repetitivo,¿porqué?