domingo, 14 de julio de 2013

PARVA PROPIA MAGNA, MAGNA ALIENA PARVA

Manuscrito de La dama boba, de Lope de Vega


El gabinete de Lope me intimida menos que su cocina, menos que la estancia donde sus hijas ven pasar los veranos de la villa y corte, menos que el ventanuco del dormitorio desde el que se divisa la sombría capilla presidida por el santo labrador, menos incluso que el viejo portón inútil del huerto. La vida se va realmente en las cosas pequeñas y en ellas queda. (Aunque lo que realmente me intimida es que me toques el culo mientras alguien nos muestra con devoción el hogar del fénix de los ingenios.)

7 comentarios:

alalai cánfora sandra dijo...

jajaja cualquier visita vale la pena, entonces.

Besous!

Lunática (R.) dijo...

Con devoción, nunca lo habría explicado mejor.
Besitos muchos

Misterio dijo...

:)

cualquier lugar es bueno.

Y la casa de Lope tiene que inspirar mucho...

Un beso.

Abismo dijo...

Ohhhh jajajajaa
qué momentazo ese toca-culo inesperado...
(me encanta!)

Besos abisales

HADA dijo...

el culo!!!!... excitante el poder tocarlo....arropada por la ingenuidad del lugar......buen inicio......como acabara?

Setefilla Almenara J. dijo...

Ops, señor, pero,¡qué falta de respeto la de estos dos!El hombre ahí, que si miren ahí, que si ahora miren aquí, que si esto, que si aquello.Y ellos ahí con los tocamientos, no hay vergúenza, no hay vergüenza...

Concluyendo Juan A, que la dama no era tan boba.

Jajaja, muy bueno.

Sete

lunáticasuicida dijo...

Sí, en el lugar más pequeño, pero también en el más inesperado.