sábado, 25 de mayo de 2013

LEE SIEMPRE LO QUE NO DIGO

Bill Brauer


Léeme
al otro lado de los espejos que te enturbian
bajo océanos de silencio
en el perturbado fragor de tu corazón
cuando me rompes
y hay manzanas crueles en tu sexo
(¿no era en mis labios?)
verdes hasta la locura
como la locura
que te habita
que me consume
que tú

11 comentarios:

Marisa dijo...

Leer siempre lo que otro no dice es una moneda de doble cara, amor por un lado, incomunicación por otro.

Un beso, Juan Antonio.

g dijo...

Lee a su antojo como el deseo anticipa en ti cienta clase de mordiscos.

BEATRIZ dijo...

ácido, un poco amarguito para leerse en un día frío.
Pero leer siempre encuentra su momento.

Un placer pasar por tu blog Juan Antonio.

Carmen Real dijo...

Juan Antonio
hola, me encanta lo que escribis, tan sencillo y preciso para definir eso que es el deseo
besos Carmen

Su Xiaoxiao dijo...

me gustó en especial el título

el peso, el enorme volumen de lo que no llega a decirse, de las palabras que no

abrazos :)

María Isabel GS dijo...

Ese título; me encanta tanto como el resto versos que has escrito.
Ojalá no se quedasen sólo leyendo en la superficie de las letras, ojalá supieran traspasar la tinta con la mirada y la mente. Leernos en profundidad.

antonioe dijo...

bonito poema... y muy intenso. saludos. si te parece sigo tu blogs

calmA dijo...

Yo te leo, donde haga falta, y me recreo además con la imagen, que muchas veces, lo dice todo.

Beso

Toño dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Misterio Tuyo dijo...

Misterio, fuerza...

Bellos los versos.

Un beso.

tierramojada dijo...

El final... Uno de esos finales que siempre busco y que pocas veces consigo. Touché!

El sexo está plagado de manzanas. Morderlas es la aventura que determinará un destino. Pero ¿se puede determinar un destino? Vaya antítesis.
;)

"El sexo no es genitalidad. El sexo está aquí", dijo mi profesor Florit mientras se señalaba la cabeza.

Mil gracias por tus palabras. Siempre. Un abrazo!