miércoles, 17 de abril de 2013

ETERNOS RETORNOS (O NO)

"Waking consciousness" (Christopher Pugliese)


Nietzsche no estaba en la conversación. Nunca me gustó su bigote, piensa un pasajero del tiempo. A quién puede importar eso, habría dicho Friedrich. Pero ya digo que estaba en otra parte. Puestos a cuestionar al maestro, podría haberla emprendido con su teoría del eterno retorno. O haber manifestado la lógica indignación ante su controvertido concepto de la voluntad de poder. Qué sé yo. Había tanta tela que cortar (filosóficamente hablando, se entiende). (Repárese en que no menciono el vidrioso asunto del Übermensch, el superhombre. Tampoco hay que pasarse) Aunque, bien pensado, tal vez fuera su bigote, entre todas sus provocaciones, la más imperdonable.

14 comentarios:

lunáticasuicida dijo...

En Nietzsche hay muchas cosas que pueden aprovecharse, otras piden a gritos su destierro. Como todo, como todos. Besos.

campoazul dijo...

Totalmente de acuerdo su bigote está de más. Mi opinión particular es que nunca debió pertenecer a tan reconocido personaje.

Besitos.

María dijo...

Pues mira, yo por ejemplo soy un fiel ejemplo de que la teoría de Nietzsche no es tan extraña como a muchos les parece. Porque dado que la cantidad de fuerza que hay en el universo es finita y el tiempo infinito, el modo de combinarse dicha fuerza para dar lugar a las cosas que podemos experimentar es finito, una combinación finita en un tiempo infinito está condenada a repetirse de modo infinito. Luego todo se ha de dar no una ni muchas, sino infinitas veces... motivo por el cula a mi me es imposible repetirme hasta el infinito, eso sí a mi tampoco me gustan nada los bigotes, ni el de él, ni mucho menos del otro bigotito que defendió la teoría del súper hombre, a mi solo el de Charlot:-)


Me alegro que esa presentaciín fuera tan bien como has contado, enhorabuena.



Un besito sin bigotes y ...
Hasta el siguiente retorno y...
Que llegue prontito el que tú esperas:-)

María dijo...

olvidé el no... me refiero que olvidé decir que me es imposible NO repetirme hasta le infinito... el resto de los errores, por repetidos e infinitos ya ni los menciono:-)

Jo dijo...

pues todo es como en espiral....

Sandra Garrido dijo...

y no entendió nada de nada.Aun en el intento habrá que saber de que pelo tirar.

Imaginativa dijo...

Yo me quedo con la idea del eterno retorno... es la que más me convence y me atrae. Bueno, y con la pintura que nos traes hoy, me ha parecido muy interesante.

Saludos.

Amanecer Nocturno dijo...

Podré cuestionar ciertas ideas de Nietzsche pero jamás cuestionaré un bello bigote como el suyo o el Dalí. Jamás.

Un abrazo, Juan Antonio.

PD: ¿Qué tal todo? Sigo viva.

Lunática (R.) dijo...

Que imagen tan alucinante. Me haces reír, guapo.
Besitos muchos

PD: soy incapaz de descifrar los caracteres de ahí abajo.

María Eva Ruiz dijo...

Al igual que tu viajero yo vuelvo para leerte, espero seguir haciéndolo y que no sea una cosa finita en el tiempo. De los bigotes mejor no hablar...

Un abrazo grande.

Eva.

Oriana Lady Strange dijo...

Pues a mí me parece que los bigotes de Nietzsche son parte de su personalidad y pensamiento, no lo imagino sin ellos. Como a Dalí.
Cariños....

katherinebells dijo...

Pero,como me gusta tu blog.

A mi tampoco me hizo nunca mucha gracia Nietzsche,empezando tal vez,por su nombre impronunciable..

saludos

calmA dijo...

No te andas por las ramas. Pienso que en Nietzsche, todo es importante, menos su bigote, aunque sus desvaríos y sus teorías, también sean de libro. Y el retorno... la candela.

La imagen es total.

Bisou

g dijo...

Por muchas vueltas que, sobre sí mismo, de el caminador de laberintos, su tránsito será siempre diferente. Será el mismo y no lo será. El seto también lo será pero tampoco.