domingo, 14 de abril de 2013

CATORCE DE ABRIL

"Fly me to Paris" (Christian Schloe)


No quiero deambular solo por las gélidas galerías del Louvre mientras los amantes duermen abrazados. Nunca más. Me niego a beber esa poción hedionda que asegura el espanto de la eternidad. He conocido a Jung y antes a Descartes, a tantos que no puedo recordar sin dolor. He conocido otro catorce de abril en el que los trenes llegaban a su destino envueltos en una bandera tricolor y los novios besaban a sus novias con lágrimas en los ojos. Compréndelo, amor: no quiero deambular solo por el Madrid de los Austrias mientras gimes en los brazos de otro. Eso me mataría, sólo que no podría morir del todo. ¿Te imaginas? Por eso hoy proclamo que no quiero deambular solo por los envenenados jardines sin tiempo. Nunca más.

21 comentarios:

Raquel F. dijo...

Esto sí que me ha cautivado. Asusta la armonía entre imagen y palabra en este blog tantas veces...

Abismo dijo...

Abril... siempre abril...
la imagen, cautivadora.

Besos abisales

cora dijo...

precioso y triste texto, a veces hay que seguir a solas el camino..


besitos

Pili Ruiz dijo...

No creo que a nadie le guste caminar en esa soledad mucho tiempo.

14 de Abril, del 69, llegué yo con mi madre y mis hermanos a Barcelona,la emigración...

Siempre he recordado esa fecha, cuando por vez primera vi los rascacielos, procedente de un pueblecito da la Alpujarra granadina...esos pisos que me resultaron como cajas de cerillas una encima de otras...mi impresión de niña de 9 años en el taxi que nos llevaba a nuestra nueva casa, fue esa.
Un poema triste, pero hermoso, muy bien rimado, musical.

La imagen me recuerda al cuento de garbancita subida en una golondrina.

Un cálido abrazo y feliz noche.

Oriana Lady Strange dijo...

Fechas que se quedan clavadas en el corazón para siempre. Una belleza absoluta tu escrito, desnudas tu corazón cuando escribes, y eso es maravilloso!!
Con tu permiso, me quedo.
Cariños….

Natalia Ortiz dijo...

La fotografía me parece sencillamente perfecta.
Y ante tu bello texto, decirte que me ha gustado, pero que no siempre podemos estar acompañados, y que tenemos que aprender a estar en soledad.
Un abrazo :)

Carmen Real dijo...

Me parece muy bien yo tampoco quiero andar deambulando por esos jardines
es solitario
un beso enorme
Carmen

campoazul dijo...

Oh! Que bello y triste a la vez.
Nadie debería deambular solo sin amor, pero los caminos de la vida son largos y muchos y no siempre tropezamos con la alma gemela.

Besitos.

EvaBSanZ dijo...

Muy bueno nombrando a todos esos personajes, gracias Juan por recomendarmelo.

Un abrazo y besos

i*- La que canta con Lobos dijo...

La soledad es gélida pero tus palabras matan al frío. Besos!

Ana dijo...

Conocerás otros catorce de abril, probablemente ninguno como el que "rememoras", pero... es que te pones el listón tan alto.

Jo dijo...

a veces hay puertas por las que salir ... o atravesar
puede que a veces se tenga qu ehacer solo esa travesía

J. Paz dijo...

La imagen también llevaba mucho tiempo esperando las palabras que definitivamente la hicieran tomar altura, seguro. Precioso.

Saludos, Juan Antonio.

lunáticasuicida dijo...

Siempre acabas dejando en mí ese desgarro que suscitan tus palabras. No deambules, no vuelvas, no mueras.

katherinebells dijo...

Hola,me encanto tu blog,
saludos

Lifeliveliving dijo...

Arte es el cuadro de Christian Schloe ,pero arte también son tus palabras .
Un abrazo!

María Eva Ruiz dijo...

Hay viajes que solo son para uno y de ida.

Un abrazo grande,

Eva.

sofya dijo...

Una sensible y preciosa entrada...Al leerla creo que el hecho de deambular en soledad da profundidad y sentido a la vida.

Saludos de una nueva seguidora.

Magda Robles dijo...

Por suerte, te leí un 18...

tierramojada dijo...

Odio los catorce de abril. Y no es por política. Es por otras cosas. Por ésas que escuecen cuando él está en los brazos de otra, y lo sabes.

calmA dijo...

No encuentro mejor lugar para deambular, que por los laberintos de esos museos del mundo, donde me gusta tanto perderme, donde nunca me he sentido sola.

Estoy segura que tú tampoco, porque caminas acompañado de una cálida sombra, la tuya.

Bisou