martes, 23 de abril de 2013

AD INFINITUM


"Self-Portrait" (Romaine Brooks)


Lo abrí al azar. Los caracteres me eran extraños. Las páginas, que me parecieron gastadas y de pobre tipografía, estaban impresas a dos columnas a la manera de una biblia. El texto era apretado y estaba ordenado en versículos. En el ángulo superior de las páginas había cifras arábigas. Me llamó la atención que la página par llevara el número (digamos) 40.514 y la impar, la siguiente, 999. La volví; el dorso estaba numerado con ocho cifras. Llevaba una pequeña ilustración, como es de uso en los diccionarios: un ancla dibujada a la pluma, como por la torpe mano de un niño. 
Fue entonces que el desconocido me dijo: 
—Mírela bien. Ya no la verá nunca más. 
Había una amenaza en la afirmación, pero no en la voz.

El libro de arena, Jorge Luis Borges

5 comentarios:

cora dijo...

no conozco el libro, habra que leerlo...

feliz dia, besitos

Magda Robles dijo...

Ad infinitum... y más allá.

Sandra Garrido dijo...

me resulta siniestra la imagen.

y con el texto, ahora me has dejado intrigada.

Feliz día del libro

calmA dijo...

Muy grande Borges y todo un galimatias al parecer esa numeración, tal vez el libro sea un laberinto...

La imagen, acorde.

Beso JA

Setefilla Almenara J. dijo...

Hummm, interesante.
Mira, el otro día fui a la librería Picasso. Entre otras cosas, paseé varias veces el dedo índice por el lomo de varios títulos de Borges,pero al final me traje a otro autor con el que estaba en deuda. Todo se andará.

Muchos besos, Juan A.(También encargué otro, no lo tenían en stock)