miércoles, 30 de enero de 2013

PAVANA

"A pavane" (Edwin Austin Abbey)


Me lo dijiste una vez más mirando una luna borrosa.
Las ha habido mejores, lo sé. Qué importa.
“Algo en mí está muerto. Irremediablemente.
Sucedió un día a una hora.
Yo misma certifiqué el evento.
Luego cerré los balcones de mi vida
con una ira meticulosa, prolongada.
Este frío de mis manos es la prueba.
Algo en mí de hoy para siempre está muerto.”

Al lado, la vida sigue con sus ruidos, sus risas,
con ese ritual que, lo sé, no es el amor.
La vida sigue apremiando
con sus mil odiosas coincidencias.

También yo he transitado jardines melancólicos,
desiertas avenidas donde las flores destilan sus venenos
a los pies de hermosas estatuas polvorientas.
También he atisbado las terrazas de la muerte
iluminadas por lunas insomnes, siniestras.

“Algo en mí está muerto. Irremediablemente.
Desde un día y una hora.
Este frío de mi alma es la prueba.”

Pero bien sé que no es verdad. No puede serlo.
Porque los muertos no recuerdan, mi niña.
No cierran balcones a las estrellas, no sufren.
No saben lo que son, han olvidado.

La noche se abría como una inmensa flor
bajo una luna borrosa.
Las ha habido mejores, lo sé. Qué importa.

18 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Perdón, pero para que no haya dudas, se trata de la "Pavanne" de Gabriel Fauré. Claro. Hay cosas que no cambian. Pues eso.

Magda Robles dijo...

No conozco otra...
Los muertos no saben que están muertos, los muertos en vida, tan solo a veces...
Sigue fascinándome la decadente belleza que encierra este laberinto.

g dijo...

"Algo en mí está muerto. Irremediablemente.
Sucedió un día a una hora.
Yo misma certifiqué el evento."


El sábado 2 de febrero hace un año justo.

Nerea dijo...

Estas realmente vivo.

Las estatuas no son sin las flores, y viceversa.

Besos.

Nuria D. Valero dijo...

A la erosión se desvanecen en la intemperie las estatuas...
Eres vino bueno, amigo, eres vino bueno...
Besos

Verónica C. dijo...

Un paseo por las largas sombras que pueblan las noches de desencantos.
De tus letras se desprende la fragancia de las dalias, moradoras inquietantes de campos santos.
Leve tono negro, también.
Y eso me gusta.

lunáticasuicida dijo...

¿De dónde es la cita?

Juan Antonio dijo...

¿A qué cita te refieres, Lunáticasuicida?

Fusun A. dijo...

Mi mano y mi palabra...
Y el disfrute de esta pieza.
Y el de tus palabras.
Besos.

Abismo dijo...

Ese primer párrafo es absolutamente espectacular...

Besos abisales

Anónimo dijo...

Tenías razón. Las mimosas son tan preciosas...

Juan Antonio dijo...

Pero tú más. ;)

Cé. dijo...

"Los muertos están muertos y los vivos seguimos viviendo" (Tokio Blues)

Marisa dijo...

Es espectacular.
Los muertos ya no viven lo que vivieron ni recuerdan quienes fueron. Los vivos, sí, pueden hacerlo.

Un saludo.

Raquel F. dijo...

Una luna borrosa para emborronar los recuerdos.

Raquel F. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Susan Urich dijo...

Lo escribiste tu? es sencillamente fabuloso!

Juan Antonio dijo...

Sí, Susan. Lo viví y luego lo escribí. Pero no tiene mucho mérito más allá de la sinceridad, creo. Muchas gracias de todos modos. Y un beso.