viernes, 4 de enero de 2013

DUELOS A PRIMERA SANGRE

"Seabed" (Andrew Wyeth)


No basta morder tu piel
si la luna nos sentencia a sombra
así
no lo dejes
sigue
siempre ahonda más
mi cuerpo tiene galerías infinitas
y todas conducen a la locura
araña dulcemente
bastará una leve estela de sangre
para saber que amas
da igual a quién
que mueres un poco cada vez
cuando ruedas por el piso
extraviado enmedio de tanta soledad
mojado de lo que pudimos ser
de lo que nunca seremos
no pares ahora
me has prometido la locura
recuerdas
prometiste muerte
tu muerte
me lo debes

15 comentarios:

tierramojada dijo...

Me gusta pensar que morimos y vivimos en cada segundo, que cada uno puede ser el último y que estaríamos tremendamente locos si no viviéramos cada uno de ellos.

Nos prometemos amar y morir por amor. Valientes y dichosos quienes cumplan la promesa.


Es un poema magnífico.

Galia B. dijo...

Es dulce, sabe a locura que no se quiere controlar. Si existiese esa total libertad para actuar sin consecuencias, si tuviésemos el poder de ejercer presión sobre el tiempo...

invitas a dejarse llevar

un beso.

Anónimo dijo...

te extraño tanto...

tanto, tanto...

LOS OJOS DE LA NIEBLA dijo...

Bendita locura!!!
Precioso...
Un saludo Juan Antonio...

Hanna Xesco dijo...

Una deliciosa locura en un maravilloso poema !! Besos

Juan Antonio dijo...

Hembra que entre mis muslos callabas, / de todos los favores que pude prometerte te debo la locura.

Leopoldo María Panero. Este es el motivo y el origen de estos duelos a primera sangre. Los increíbles versos de Panero, que me acompañan como un misal negro, apócrifo, que arrojan luz en las madrugadas cortantes de enero. Una triste variación sobre un tema de Panero. Que tampoco es en rigor suyo, porque forma parte de la intrahistoria colectiva.

Besos y salud.

g dijo...

Y en esa lokura, ¿hablar de amor y de muerte es tan extraño?

Verónica C. dijo...

Cómo conozco esas deudas...

Que pague.
Que cumpla.
Que non pare.

Besos

i*- La que canta con Lobos dijo...

"mi cuerpo tiene galerías infinitas
y todas conducen a la locura" Me has dejado sin palabras... besos..

muesli. dijo...

Espero que abandones un poco tu deseo de ser oruga para que nos puedas dejar a todos los demás abandonándonos a tus poemas.

Preciosa composición. Puñal de la muerte que acecha y de ganas de vivir, del deseo; y de todo mezclado. Como suele pasar en los corazones que nos han fabricado.

Muy feliz año, Juan Antonio. "Siempre adelante. Queda lo mejor"
(y a disfrutar se ha dicho)

Mayte dijo...

Bi basta si el deseo permanece, intacto, profundo...

Un beso grande.

P dijo...

Grandioso¡¡¡ uffffffffffffff.No tengo palabras.

P dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Magda Robles dijo...

Y lo prometido es deuda...

Juan Antonio dijo...

Una deuda inaplazable, querida Ligeia. Sé que tú sabes. Nos lo enseñó Poe, antes que Panero.