lunes, 31 de diciembre de 2012

UNA ENTRADA PRESCINDIBLE (COMO TODAS LAS DEMÁS)

"The black mirror" (William Nicholson)


No me lo tomen a mal: nunca se me dieron bien los rituales. Además, anoche tuve un sueño encabronado, la peor pesadilla que podría concebir una mente simple, bucólica y pastoril como la mía. ¿De dónde coño pueden salir semejantes abortos vedados incluso al neoexpresionismo más canallesco? Mejor no hablemos de eso. Hablemos de san Silvestre. Aunque diría que a nadie le importa un pito ese señor. En realidad, ¿a quién le importa esta entrada vanal y prescindible? Tal vez lo mejor sea decir sencillamente: hoy acaba algo, hoy empieza algo.

Vale,  el tiempo es una ficción psicológica para ordenar y dar sentido a lo que puede no/no puede tenerlo. Todo se reduce a puro nominalismo. Pero un nominalismo desencantado que ha perdido el candor con que fue definido por las gentes del medievo. Una vez escribí en unos versos igualmente prescindibles que una oruga se encuentra más cerca de la metafísica que los aplicados escolásticos. Desde luego mucho más cerca que Tomás de Aquino y su ventajista teoría del conocimiento. Hoy lo mantengo. De hecho quiero ser oruga. Sin ciencia ni conciencia, sin pasaporte, sin firma digital, sin blog, sin historia. Las orugas no se plantean si son prescindibles, pero tampoco les preocupa gran cosa.

¿Por dónde íbamos? Ah, si: espero que sean tan felices como puedan.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Jolie boutade...

Soyez heureux!

alalai cánfora sandra dijo...

"¿De dónde coño pueden salir semejantes abortos vedados incluso al neoexpresionismo más canallesco?" jajajaja, para mí es imprescindible leerte ante tanto feliz 2013... apagaré el móvil dentro de poco. También tuve pesadillas anoche, de torres enhiestas y desmembramientos.

En fin, ya sabes que también quiero ser oruga y que Quintamar lo primero que pensó cuando la vasija de su honra, nuestra Ana, le engañaba fue en Tomás de Kempis. Sí tenemos un blog, al menos facebook no. Que seas muy feliz tú también.


Besos!

xiana dijo...

Yo también llevo una temporadita en la que firmaba ser oruga... total...
Este año es como si ya hubiera terminado y ahora estuviera en un espacio de adaptación extraño. Se siente algo raro. Al menos no tengo sueños, ni pesadillas, claro. Es época de sequía onírica.

Que tengas un feliz año. Tanto como puedas, y creo que puedes mucho. No te conformes con menos.

Galia B. dijo...

Al final todos somos un poco orugas; y a veces creo que es la única forma de continuar hacia adelante, "resetearnos" y tomar impulso.

Que todo vaya bien y que nos contagiemos de felicidad. Besos.

Abismo dijo...

A mí no me apetece prescindir de tus entradas el próximo año... no se como lo verás... así que ya sabes :)

Besos abisales de fin de año

(* dijo...

y que la felicidad sea compartida, Juan Antonio.
Un abrazo y mis mejores deseos.

g dijo...

Pesadilla también. Lo que aporto de novedad son cervicales destrozadas y migraña cojonera para el resto de la jornada. Si me ponen por escrito que la oruga no tiene problemas de cabeza, me la pido.

Le.chatnoir dijo...

Feliz año nuevo!
Y para nada prescindible... ;)

Besos!

Juan Antonio dijo...

Soyez heureux, mon cher anon.

Naturalmente, Tomás de Kempis. Por el amor de un dios, es que se trataba de nuestra Ana. Esas pesadillas suenan a Lorca. Y a Füssli. Ni faceboook ni twitter. No nos moverán. Besos, Alalai.

Xía, tú eres capaz de crear las más bellas cartografías de los sueños. Lo sé, he estado allí. Sé feliz. Bicos a moreas.

Contagiémonos de eso, Irene. Siempre. Besos.

Eres un cielo, Abismo. Besos abisales.

Un abrazo intenso, (*.

Ánimo, g. Y gracias por estar ahí. Un beso.

Gracias, Chatnoir. Abrazos apretados.

dijo...

Sé que puedes prescindir de mi comentario, pero apetece desearte una
muy buena entrada de año. Quizás el 2013 te convierta en oruga, ni que sea un poquito. Suerte!

Claudia Tubilla dijo...

"Sin ciencia ni conciencia"
Me ha gustado el ejemplo de la oruga ... Muy bueno


Muy felices fiestas amigo :)

Imaginativa dijo...

De hecho quiero ser oruga. Sin ciencia ni conciencia, sin pasaporte, sin firma digital, sin blog, sin historia.
Pues sí que dan ganas de ser oruga. Al menos asi, dejaría de darle importancia a las agujas del reloj.

Feliz 2013. Saludos.

Verónica C. dijo...

Tan prescindible como la misma oruga, la ciencia y la metafísica.

Aire...

Besos, lo cual es totalmente decadente en esta noche

Amanecer Nocturno dijo...

El tiempo es una ficción que nos guía ayudada de los relojes. Ojalá supiéramos cómo huír de ella. Ojalá no tuviéramos que felicitarnos por nada en estos momentos.

Un abrazo, Juan Antonio. Sé feliz.

Princesa Nadie dijo...

Feliz Año Nuevo
y siempre Gracias...

xiana dijo...

Para ser feliz me falta algo... imprescindible

Gracias x los besos. Otros para ti.

lunáticasuicida dijo...

Me agrada leerte, y me han dado ganas de convertirme en oruga.
Besos.