martes, 11 de diciembre de 2012

LAS PALABRAS DUELEN SI REBOTAN EN LAS PAREDES DEL MANICOMIO DE MONDRAGÓN

"El perfume" (Alejandro Marco)


NECROFILIA
(prosa)

El acto del amor es lo más parecido
a un asesinato.
En la cama, en su terror gozoso, se trata de borrar
el alma del que está,
hombre o mujer,
debajo.
Por eso no miramos.
Eyacular es ensuciar el cuerpo
y penetrar es humillar con la
verga la
erección de otro yo.
Borrar o ser borrados, tando da, pero
en un instante, irse
dejarlo
una vez más
entre sus labios.

Poesía, Leopoldo María Panero

13 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Y sí, es tan así....Bico

Nuria dijo...

Una muerte dulce, pero muerte.
Besos.

Zángano republicano dijo...

es curioso, Artaud elogiaba la castidad y tenía un concepto muy parecido sobre el sexo

un saludo

alalai cánfora sandra dijo...

Siempre he creído que eyacular es testimoniar algo, la huida de nosotros mismos la mayoría de veces. La sinceridad, la verdad... todo lo demás es excepcional como el encuentro.

Verónica C. dijo...

... y que le llamen loco...

La susodicha dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La susodicha dijo...

El sexo, es una pausa de uno mismo, que a veces, ser tan uno, agota demasiado.

xiana dijo...

Duelen cuando rebotan, cuando caen secas y cortantes y cuando se desvanecen y dejan de ser dichas...

El acto del amor ¿que más dá?
Quizá cada uno sólo encuentra en él lo que busca: paraíso, bienestar, sentirse vivo o unido, ternura, cuidados, infierno, humillación, morir un poco, vértigo en el precipicio, agresividad, aniquilación...

Curioso nombre lleva...

Besos exiliados

Alex dijo...

buena entrada

Capitán Placenta dijo...

Uff...uf.
Desde luego tremendo. Y la imagen ni te cuento.
Besos, Juan

lunáticasuicida dijo...

Este poema lo tengo señalado en su antología. Buen gusto, como siempre.

g dijo...

Y somos lo peor de este mundo pues buscamos esa muerte gozosa, tanto da ser verdugo como víctima sumisa. Lo dice el poeta, y nuestros actos premeditados.

Índigo dijo...

Sí... pero no.