martes, 4 de diciembre de 2012

DE QUÉ ESTÁ HECHA LA NADA

"The kiss" (Odd Nerdrum)


Sabes que no hay nada más al otro lado de las sábanas
ángulos obtusos
manzanas mordidas por el moho
turbia descarga de placer
sabes bien que no hay nada
si un huracán poblado de diminutos cocodrilos
lame despacio tus heridas
al otro lado de las sábanas
cuando tú
cuando yo
no somos
o somos el latido ínfimo de la nada
infectando de soledad tu boca
lo sabes bien
amor
estertor improbable
corazón turbado
húmedo
nada

20 comentarios:

Nuria dijo...

La puta nada absoluta.
Esos malditos ángulos obtusos...
No habrá que ir más allá de las sábanas.
Me has turbado.
Besos.

Vera Eikon dijo...

Nada...y tanto...Beso

MTeresa dijo...

Nada subsiste fuera
de los besos y caricias,
nada importa,
nada cuenta...
precioso reagalo
poético que nos haces.

enletrasarte (omar) dijo...

tan así, aunque también todo
saludos

Juan Antonio dijo...

Alguien en Tumblr me ha recordado que tal día como hoy, en 1875, nació a la luz en la ciudad de Praga Rainer Maria Rilke. Cuando Praga pertenecía al imperio austrohúngaro, claro. Oh, cielos. Y yo pongo esta cosa de nadas y sábanas y manzanas enmohecidas. Por el amor de un dios, lo mío entra dentro de la categoría de las cosas imperdonables.

Verónica C. dijo...

La nada está hecha de esos ángulos de las sábanas, del espacio entre dos, estertores que retumban recorriendo los huecos de la memoria y sobre todo, bien lo dices, de manzanas enmohecidas.

Imperdonable nada.
Un poema que es una delicia.

Besos

Marisa dijo...

Cuando la nada se hace nada al otro lado de las sábanas, la soledad deja lágrimas debajo de la almohada.

A mí me han parecido unos versos muy bohemios y adecuados para conmemorar el nacimiento del poeta austríaco (aunque no haya sido la intención...)

Un abrazo, Juan Antonio.

Abismo dijo...

Se puede describir esa nada... porque se ha vivido el todo... sólo así es posible

Besos abisales

tierramojada dijo...

¡GUAU!

Pero qué aplauso te doy, Juan Antonio.
Una auténtica maravilla.

Pero ahora, te pregunto: ¿de verdad no queda nada?
Es demasiado triste.


Un abrazo!

Pat.mm dijo...

No hay nada, porque entre tú y yo lo tenemos, creamos el todo. ! qué maravilla!
besos,

Magda Robles dijo...

La nada que se muerde la lengua, es un círculo vicioso que puede llenar toda una inmensidad. Por Rilke, y por tus versos...

g dijo...

No hay nada, cierto. Y en ellas se queda la esencia de todo lo vivido. Ni el skip puede con las horas de ternura. Y a pesar de lo de Rilke, prefiero que haya ido así.

Amanecer Nocturno dijo...

Siempre he admirado cómo terminas tus poemas. Sueles hacerlo con palabras frágiles, casi transparentes, que hacen que el dolor se traspase a los que los leemos, logrando así que nos fusionemos con tus versos.

Un abrazo, Juan Antonio.
Fuerte.

lunáticasuicida dijo...

Las nadas y los todos.

alalai cánfora sandra dijo...

Nos comunicamos, nos tocamos, nos amamos entre sombras, nada más que sombras; esa es la mayor certeza que tenemos, lo que nos debe abocar a nosotros mismos frente al otro y con más fuerza no saber nada, para que todo sepa más certero.

Precioso, precioso, precioso!

Besazos!

María dijo...

La nada, el silencio, el vacío, una mirada perdida.

Un beso.

muesli. dijo...

Estremecedores versos. Me conmueves.

Juan Antonio dijo...

Muesli, imperdonablemente me había perdido tus últimas entradas.

Un besazo.

Gabriela Amorós dijo...

Te adoro.



Gabriela.

Setefilla Almenara J. dijo...

"si un huracán poblado de diminutos cocodrilos
lame despacio tus heridas"

De modo que un huracán poblado de diminutos cocodrilos(creativo hasta decir basta),y que tiene la deferencia de lamer despacio tus heridas,curiosa contradicción y bellísima.

Encuentro muy interesante el modo en que titulas, este y otros muchos, no sé te lo he dicho ya.

Un placer venir otra vez.