martes, 13 de noviembre de 2012

GEOMETRÍA DE LA NOSTALGIA

"Lost at Sea" (Colette Calascione)


No preguntes nunca
por esos ángeles lascivos
si tú supieras
hunden sus lenguas sin clemencia
en bocas sedientas de misterio
hasta la amarga bisectriz de la nostalgia
no mires sus ojos
ni la absenta purísima que destila su sexo
no abras la ventana de tu alcoba
aunque su voz te llame por tu nombre
te seduzca
te arrastre
te lama
mar de plomo hirviente sobre un seno
gozo que se deshace entre tus labios
néctar derramado
oscuro
obsceno
sueño

29 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Qué sensualmente bello es esto...Bicos, a moreas...

Capitán Placenta dijo...

Por el amor de algún dios...

Setefilla Almenara J. dijo...

Ufff, amigo y yo que creía en los ángeles,¿qué haré ahora...?

Me provoca mucha curiosidad la completa falta de signos de puntuación de este poema.¿Me querrás conceder a qué obedece, si procede?

Lo cierto es, pedazo de poeta, que con signos o sin ellos es una gloria leer tu poesía. Mi admiración toda.

Saludos cariñosos.

Sete.



Juan Antonio dijo...

La ausencia de puntuación... es algo muy personal, querida Sete. Prefiero que el ritmo en un poema no dependa de factores externos como el número de sílabas o la rima. Prefiero que sea algo interno, íntimo casi. En algunos casos, con la falta de puntuación intento expresar una forma de decir más emocional, más verbal, más desgarrada, menos lógica y belcantística. Cuando la emoción perturba nuestros sentidos, el ritmo del discurso y la respiración se hacen más agitados y menos académicos. Algo así.

alalai cánfora sandra dijo...

Qué bien lo has hecho Juan Antonio

la divinidad es sensualmente perturbadora.


Un besazo!

Verónica C. dijo...

Mi nostalgia se vuelve cónica cuando escucho un aleteo tras el cristal.
Yo abriré la ventana, quiero conocer a esos ángeles.

Besos

xiana dijo...

Los ángeles de las ventanas son regalos del cielo, precisamente por eso son "caídos".
La curiosidad no entiende de "nuncas" aunque duela...

Tantos besos como segundos tiene la eternidad.

Juan Antonio dijo...

Qué bonito lo que dices, Vera. Moitos bicos.

¿Eres de las huestes de Meryone, oh capitán, mi capitán?

Querida Sandra, tienes un don para sintetizar los pensamientos más desestructurados en frases limpias y cristalinas. Besazos.

Sabía que lo harías, Verónica. Besos.

Dulce Xía... y volver.

Nuria dijo...

Uhmm suena... Dan ganas de abrir ventanas.
Besos.

Anónimo dijo...

.. yo que me deleitaba ayer entre lasciva y anhelante en el tango de tu arcangel... tus deliciosos versos no inhiben mi deseo

Hanna Xesco dijo...

Tus versos conmueven y deleitan mi lectura. Besos

Marián dijo...

Se lee entre suspiros...acelera e pulso...

Besos...

Marián dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
lunáticasuicida dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que un poema no dependa del número de sílabas o la rima, es más personal, más propio, más desgarrador.

Juan Antonio dijo...

Ábrelas de par en par, Nuria. Y si entra una jodida escolopendra, aplástala sin compasión.

Anónimo, en tumblr, supongo...

Hanna, me gusta conmoverte.

Qué sensual, Marián.

Claro, Lunáticasuicida. Comme il faut.

xiana dijo...

El más encantador instante de la tarde
tras el anaranjado visillo primorosa.
Y en la mesita el té
y un ramillete, desmayadas rosas,
y en la otomana de rayada seda,
extendida la falda, asomando mi pie
provocativo, aguardo a que tú avecines
a mi cuello, descendiendo la mirada
por el oscuro embudo de mi escote,
ahuecado a propósito. Sonrójome
y tus dedos inician meditadas cautelas
por mi falda; demoran en los profundos túneles
del plisado y recorren las rizadas estrellas
del guipur. Apresúrate, ven, recibe estos pétalos
de rosas, pétalos como muslos
de impolutas vestales, velados. Que mi boca
rebose en sus sedosos trozos, tersos y densos
cual labios asomados a mis dientes
exigiendo el mordisco. Amordázate,
el jadeo de tu alto puñal, y sea tu beso
heraldo de las flores. Apresúrate,
desanuda las cintas, comprueba la pendiente
durísima del prieto seno, míralo, tócalo
y en sus tiesos pináculos derrama tu saliva
mientras siento, en mis piernas, tu amenaza.

Ana Rossetti

(así son las 5 en punto de las tardes de otoño convergiendo)

i*- La que canta con Lobos dijo...

Mucha sensualidad...

Juan Antonio dijo...

Gracias por anunciarme de un modo tan encantador las cinco en punto de la tarde. Eres un cielo.

Tanta, i*...

Gabriela Amorós dijo...

Ni siquiera voy a preguntarme porqué no todo eso pero frecuento las ventanas.

Yo también te adoro.


Gabriela.

Anónimo dijo...

Sí, poeta, tu tumblr también es pura poesía

Juan Antonio dijo...

Gabriela, qué voy a decirte. Sólo que me matas (no sólo a mí, claro) con tus ausencias. Cuando salta en mi escritorio aviso de que has actualizado, es casi una epifanía.

P.S.: ¿Alguien no te adora?

Ay, Anónimo... me desconciertas.

(* dijo...

Yo es que soy muy curiosa y, oye, preguntaría.
Qué ondulante es este poema, de geometrías curvas.
Un abrazo.

Lilith dijo...

Así es.

Cuchu dijo...

Y te seducen con palabras derramadas ya sobre otras bocas, te seducirán hasta que únicamente ames ese deseo que solo ellos dan.

Juan Antonio dijo...

Te confesaré algo, mi querida (*: eso es justo lo que pretendía. Me encanta que el texto te parezca ondulante. Es el elogio más bonito que podías hacer. Besos.

Saludos, Lilith y Cuchu. Soy un desastre respondiendo comentarios, pero me encanta veros por aquí.

Jorge Ampuero dijo...

Pasional y degustable poema.
Nos leemos.

Saludos.

alalai cánfora sandra dijo...

Cómo molas


(tenía que decirlo)

Uve eme dijo...

Madre mía.
<3

Felipe dijo...

A pesar de la recomendación del poema, me he dejado seducir completamente por él.