sábado, 24 de noviembre de 2012

EL SUTIL ARTE DE ENVENENAR UN CORAZÓN

"Biancaneve" (Amedea Morgan)


Se dice del ángel que guarda la puerta del misterio: él conoce la palabra justa en cada lengua, los símbolos exactos, la entonación precisa, el ritmo de la respiración, la cadencia que turba el éter lo imprescindible, el sutil arte de envenenar un corazón hasta los confines de la locura.

12 comentarios:

xiana dijo...

Fascinante... y la pintura sencillamente genial.

Verónica C. dijo...

Y ese veneno es único, tan poderoso que consigue instalarse y no se evapora, traspasa la lógica y deja que el resto sea sombra.
Locura.
Así es.
Ese ángel pese a todo tiene alas blancas.

Qué buena la pintura para acompañar tu talento.

Besos de mandarina

Le.chatnoir dijo...

El cuadro me ha enamorado y tú texto me ha rematado...

Bisous!

Abismo dijo...

Esta entrada es perfecta...

voy a twittearla para guardarla
La imagen te la robo ;) (si o si sin opciones jajaja lo siento)

Besos abisales

Amanecer Nocturno dijo...

Prefiero los excesos a las medidas perfectas. Prefiero tener una locura desordenada a que quien me la produzca sepa exactamente el punto de fusión de la mente.
Pero me has encantado.

Un abrazo.

Maribel Flores dijo...

Siempre tus desnudos de musgo, de rosas, de frenesí...
Duerme entre burbujas de perfume, amigo.

Capitán Placenta dijo...

Que de tan sutil que es se hace bálsamo...
Fino, muy fino, como siempre.

Mayte dijo...

La sutil vehemencia del que ama.

Anónimo dijo...

Quien pudiera!!!!

Criatura sin nombre

tierramojada dijo...

El problema es el tipo de veneno. Y sus consecuencias.

Nuria dijo...

Uhmmm es un arte poderoso.
Me encanta la imagen...
Besos.

Magda Robles dijo...

Hay manzanas que envenenan aunque no se las muerda...