miércoles, 28 de noviembre de 2012

CIENCIA DEL SER

Ilustración del Dioscórides de Viena (siglo VI)


Sí. También los oscuros lirios agonizan
mientras te pones un abrigo de otro invierno.
No se puede detener el ocaso
ni la pálida dicha de una aurora
y pasar a otro asunto.

Por eso un corazón herido
abandona un amor, un pájaro, una música,
para no volver más.
Por eso una oruga silenciosa
está tan cerca de la metafísica,
más cerca de esa abstrusa ciencia del ser
que muchos aplicados escolásticos.

No hay duda. Un jazmín se adormece
y es el fin.
Como el ebrio candor del nardo,
que asesta un golpe a la conciencia
con su turbada geometría
para morir luego.

Fatigoso destino del alhelí,
luminoso como un océano rutilante
y escarabajo dormido bajo escarcha
aguardando la luz o la nada.

Sí. Unas manos esperan también,
rodean un objeto familiar,
distraen el horror al vacío primigenio
con infantiles estrategias.
Pero hasta los lirios más fragantes recibieron el estigma.

16 comentarios:

xiana dijo...

qué hermoso...
todo agoniza, todo vive y transcurre hasta su final. Lo bello y lo horroroso comparten el mismo destino... (pero al menos lo hermoso ha tenido una razón de existir)
Me pregunto qué pasa por la mente, mientras esas manos esperan y los lirios agonizan.

Sabes que te admiro, verdad?

Juan Antonio dijo...

Es un sentimiento recíproco, Xiana.

Amanecer Nocturno dijo...

Más fragantes para mí es sinónimo de más bellos, y la belleza está llena de estigmas, pues es imperfecta y dolorosa.

Tu poema deja un tenue perfume que huele extremedamente bien :)

Verónica C. dijo...

Los lirios encierran tanta belleza como leyenda.
Ellos saben de esos mundos de penumbras y saben que dejar ir es volver al principio de otra manera.

El jazmín puede ser tan penetrante que hace que desees su sueño eterno y justo.

Y por lo demás, es un poema magnífico que encierra grandes verdades.

Besos

lunáticasuicida dijo...

Creo que los corazones heridos jamás abandonan la música.

Nuria dijo...

Cuánta belleza... Me encantan los escarabajos. Que despierten ya los carábidos.
El jazmín...
Besos.

Mayte dijo...

Los oscuros lirios de un corazón herido palpita, braman, se reunen en tus letras que es pura belleza.

Besos!

Marisa dijo...

Siempre hay Dioscórides que tratan de evitar la agonía de los lirios perpetuándolos en la savia del recuerdo.

Mi beso.

(* dijo...

Leerte y todo un invierno afuera, tras el cristal.
Es precioso, Juan Antonio.

alalai cánfora sandra dijo...

Yo visto abrigos de hace dos inviernos, para que me reconforte su melancolía frente al frío de los días y días sin más.

"Por eso una oruga silenciosa / está tan cerca de la metafísica, /más cerca de esa abstrusa ciencia del ser / que muchos aplicados escolásticos." Ooooooh me has recordado a Cortázar, sí, sí, es así:

“Hay ríos metafísicos, ella los nada como esa golondrina está nadando en el aire, girando alucinada en torno al campanario, dejándose caer para levantarse mejor con el impuso. Yo describo y defino y deseo esos ríos, ella los nada. Yo los busco, los encuentro, los miro desde el puente, ella los nada. Y no lo sabe, igualita a la golondrina. No necesita saber como yo, puede vivir en el desorden sin que ninguna conciencia de orden la retenga. Ese desorden que es un orden misterioso, esa bohemia del cuerpo y el alma que le abre de par en par las verdaderas puertas. Su vida no es desorden más que para mí, enterrado en perjuicios que desprecio y respeto al mismo tiempo. Yo, condenado a ser absuelto irremediablemente por la Maga que me juzga sin saberlo. Ah, dejame entrar, dejame ver algún día como ven tus ojos.

Me gusta poco este fragmento, quiero ser oruga... golondrina... Maga.

Besius

i*- La que canta con Lobos dijo...

Lirios estigmatizados, me gusta. Con muy buen perfume tus palabras. besos!

Pat.mm dijo...

Todos somos, desde el nacimiento hasta la muerte. "La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene" Borges.

Besos,

MORGANA dijo...


Los oscuros lirios agonizan,
no se puede detener el ocaso
y pasar a otro asunto.
Un jazmín se adormece
y es el fin.
Fatigoso destino del alhelí.
Hasta los lirios más fragantes recibieron el estigma...
Bello ,muy bello.
Mi beso.


Juan Antonio dijo...

Ella los nada...

(Ahora yo me derretía, claro.)

¿Y acaso no eres todo eso, Alalai, o sea, Maga?

Le.chatnoir dijo...

Hoy los lirios me persiguen...
Al paso que voy serán estigmas en mi alma! arghhhh

Besos.

p.d. y porqué no azucenas, amapolas, rosas, margaritas...etc?!

g dijo...

Un corazón herido abandona todo lo que fue cotidiano para él. Y cuando generosamente el tiempo le permite regresar a un acorde, a un verso o a un paisaje, antaño agasajados por su amor, reconoce su vida mas ya no el sentimiento.