lunes, 22 de octubre de 2012

LA TARDE NO SABE DE TI

Carlo Maria Mariani


La tarde se suicida en palabras sin sentido. Qué importan las palabras. Son sólo ecos improbables y oxidados que se deslizan por los ángulos del corazón. (Quiero ponerte el corazón, dices.) Y duelen. Como las turbias razones de un loco. (Quiero violar tu alma, sonríes con ingenua crueldad como si nada malo pudiera pasarnos.)

14 comentarios:

Le.chatnoir dijo...

Mi tarde hace rato que se ha suicidado...
Genial como siempre.

Besos!

anakrusa dijo...

La magia del laberinto reside en los nombres de cada calle, de cada espacio. Tu texto es tan intenso como ese Sur, donde los colores tiñen los sueños y aquietan los corazones. Un saludo.

Verónica C. dijo...

Es que nada malo puede pasarlos.
Es un hecho.
La tarde se ha suicidado, ya no hay escusas ni corazones ni dolores.
Sentir y latir.
Sólo eso.

Besos

alalai cánfora sandra dijo...

oh,no soy la única que sigue poniendo acento en el "sólo", veo que también eres de los que desafían a la RAE.

Una resurrección
en la noche,
como un sinsentido
y lo que somos.

xiana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mayte dijo...

Las palabras siempre renacen dolorosamente o pasionalmente.

Besos.

Walter Dardo Bohmer dijo...

Siento, unas manos de brea queríendo meter ese corazón en la caja, como de las que tienen ese resorte que al abrirlo, lo disparará lejos.

Abismo dijo...

Me temo que las palabras se atascan en esos huecos del corazón...
melancólico y hermoso el texto

Besos abisales

Juan Antonio dijo...

Dulce Xía... Eso no se hace.

Ana dijo...

Intenso, sin duda...

Besos.

lunáticasuicida dijo...

Vaya intensidad.

xiana dijo...

No me importa tanto que no sepa de ti como que no sepa a ti.

No recuerdo qué te había escrito :S

Lo siento, pequeño.

Muuuuaaaaa

Capitán Placenta dijo...

Las tardes se suicidan y el sonido no sale pero llega, aunque a veces sea a través de una cuerda que casi acaricia el suelo.
Mi mano y mi palabra.
Besos

Hanna Xesco dijo...

Muy intenso como el dolor del corazón. Besos