jueves, 25 de octubre de 2012

LA LOCURA SE APODERA DE GOOGLE MAPS

Carlo Maria Mariani


¿Ya sabes que duele ese agujero inmundo? (Otros lo llamarían vacío, desolación.) ¿Que se deshace en infamias insospechadas a las cinco en punto de mis tardes? (Tu voz promete con una sonrisa la sublimación de los metales, las bodas alquímicas en las que el óxido y el semen se transubstancian en un pan que no es de este mundo.)

No, no lo sabes, amor. Tú no sufres la tortura que cegó a Homero. Es la suerte de no tener corazón. (Lo susurran los muertos en sus nichos, ríen con impudicia.)

¿Sabes que me dueles con rabia, que quemas las naves donde está escrito el nombre olvidado de mi patria? (Quédate, no me faltes. Penélope no existe.)

El círculo se hace más hondo, más angosto. (La estocada imparable y mortal, babea un viejo baronet encaramado a un palco. La música de Wagner sodomiza a la audiencia desde la turbia oscuridad del foso.)

12 comentarios:

Walter Dardo Bohmer dijo...

Recuerdo todavia el aroma de ese hueco repleto de soledad, aunque rodeado de personas, ella ganaba.
Menos mal que el tiempo cubrió de arenas la imperfección que había quedado en el camino.

i*- La que canta con Lobos dijo...

Totalmente de acuerdo con lo de Wagner... siempre me dan arcadas solo con su nombre... besos!

ana dijo...

CUANDO EL CAMINO ES IMPERFECTO HAY QUE LLENARLO DE VIDA Y DE POSITIVIDAD , LA SOLEDAD HACE QUE CREZCAMOS Y SEMBREMOS FLORES PARA LLENAR LOS HUECOS.



BESOS

Verónica C. dijo...

Ese hueco huele a detritus de bosque y mira por donde, Wagner lo satura de valkirias que huelen a sangre de batalla.

Ni cegueras de Homero, ni Penélopes, sólo queda tocar fondo y escuchar un aria.

Besos

Le.chatnoir dijo...

Y a mi que me gusta Wagner...;)

Besos!

Juan Antonio dijo...

Me gusta Wagner. En el modo amor/odio, claro. Y me traen al fresco los cretinos que han querido construir ese absurdo mito de la profecía nacionalsocialista a partir de la filosofía de Nietzsche y el universo musical wagneriano. Que les den. Son incultos y patanes como ellos solos. Me niego a sentirme culpable por el éxtasis místico/orgásmico de "Die Walküre", "Parsifal" o "Tristan und Isolde". Como me niego a sentirme culpable por el intenso gozo espiritual ante la lectura de Nietzsche.

Y sí, llora sobre la ciudad como llueve en mi corazón. Y a la inversa.

Y sí, casi es noviembre. Y eso también duele.

Lunática (R.) dijo...

Juan Antonio... esta entrada es tan hermosa que casi me pasa desapercibido el título. Jajaja, es que es muy poco solemne en comparación con la entrada...
A mí el google maps me encanta, lo tengo hasta en el móvil xD
Besos

Juan Antonio dijo...

Mon petit chou, claro que te gusta Wagner. Comme il faut.

Verónica, la cabalgata de las valkirias también huele y sabe a tormenta, a perfumes elementales, a niebla perturbadora. ¿No lo has notado? Yo sé que sí.

No sé por qué lo imaginaba, Ro. Pero el título es lo que más me gusta. Precisamente por su escasa solemnidad. Estos últimos días estoy muy poco solemne.

Besos.

Marián dijo...

...y a mi me gusta Wagner, no puedo ni quiero evitarlo. Muchas veces trabajo con él...de fondo.
Y me gustan tus entradas y tu blog...que lo sepas.
Un beso.

lunáticasuicida dijo...

Los agujeros se tapan de piedras y arena cuando llueve. Menos mal que ya se acerca Noviembre. Besos.

vera eikon dijo...

En La Isla del día de Antes, de Umberto Eco, se contaba que si se echa una sustancia abrasiva en la hoja de un arma que alguna vez hirió a alguien, éste se retuerce de dolor, pues siente como si se la echaran en la herida. Ahora me ha parecido ver a ese mujer, practicando contigo la misma mala arte. Me pregunto qué es lo que querrá comprobar esa mujer, puesto que en el libro utilizaban esa técnica para comprobar cuántos husos horarios se había desplazado un barco con respecto al meridiano 0. Un escrito auténticamente romántico. Bicos a puñados!

Juan Antonio dijo...

Qué bonito es eso, Vera. No quería dejar de compartir contigo esa estocada fulminante e imparable. Era en cierto modo una provocación. Tú sabes, alma pendenciera y adorable.