miércoles, 12 de septiembre de 2012

MEMENTO MORI

"El corazón manda", lema inscrito sobre la entrada del
palacio de los Granada-Venegas (Casa de los Tiros, Granada)


Deja que sonría al recordar tus palabras de entonces. No hay cosa más adorable que un dilettante. Porque tú lo eras, querido. Nada más vano. Nada más brillante. Bueno, excepto el opus 10 de Chopin, claro. Podía haber mencionado a Wilde, es una referencia obligada del dandismo dilettante. Pero Chopin ha caído sobre el tapete como una carta marcada. Tiene su explicación. Era una tarde de octubre. Y hablabas del cementerio de Père-Lachaise. ¿Cabe imaginar algo más conmovedor y romántico? Entonces no lo mencioné (habría resultado hiriente como una autopsia). Pero supuse que tal vez dispondrías, como él, que tu cuerpo reposara en el cementerio más aristocrático de París y tu corazón, limpiamente extraído de la caja torácica, durmiera para siempre en un oscuro rincón de la vieja y humilde iglesia mudéjar de tu ciudad del sur.

16 comentarios:

i*- La que canta con Lobos dijo...

Me ha encantado. Chopin es uno de mis favoritos también. Besos!

Victor Aranda dijo...

Ya decía yo que esa imagen me sonaba, es un palacio precioso, casi tanto como ese cementerio parisino que citas.
un abrazo

Juan Antonio dijo...

Los Granada-Venegas son los descendientes de los reyes nazaritas expulsados de Granada a finales del siglo XV, una familia poderosa que, como otras tantas, adopta la religión de los conquistadores de la ciudad y no tarda en unirse por vínculos de sangre con la nobleza castellana.

Actualmente, el sobrio palacio del siglo XVI es la sede de un Museo.

Como curiosidad, el inmueble recibe el nombre de "Casa de los Tiros" por los mosquetones dispuestos en sus almenas.

En particular, merece la pena visitar una estancia bellísima del palacio conocida como la "Cuadra Dorada".

xiana dijo...

Tendré que ir por allí la próxima vez que vaya a Granada.

Besitos

Ay, Chopin!

Alex dijo...

Espero algun día poder siquiera acercarme a tus palabras llenas de refinamiento, casi puedo saborearlas.
Muy buena entrada como siempre, saludos...

Lapislazuli dijo...

Gusto visitar cementerios, son historia, En PL fui a la tumba de Jim Morrison....
Interesante relato con disociación
Un abrazo

Verdial dijo...

Que buen texto, me ha llenado de romanticismo el alma.

Un abrazo.

Vera Eikon dijo...

Es bueno encontrar tanto romanticismo ya de mañana....Beso

http://milpiztanmanso.blogspot.com.es/ dijo...


Muy bueno, breve e intenso.

Saludos, J.Antonio.

Sete



Señorita Demakrada dijo...

menudo deleite de sonidos, lugares y formas

un abrazo!

alalai cánfora sandra dijo...

No se libraría Jim Morrison y Montparnasse por Cortázar, Baudelaire, Simone de Beauvoir...


aish


Me ha gustado mucho este texto :)

Magda Robles dijo...

Con suerte... en breve pasaré por ella, la Casa. Gracias por ese trocito de historias...

Anónimo dijo...

Siempre manda el corazón...
salvo en los que carecen de él.
!Cuanto se aprende leyéndote!.
El lugar es precioso y la Historia.
como tu blog. un beso

Mayte dijo...

Maravilla...sensual, hirienta, delicioso Juan Antonio. Muy Tú.

Te beso.

chatnoir dijo...

Es mencionar Granada y se me eriza el vello...bueno, escuchar a Chopin también, eh? :D

Besos.

Setefilla Almenara J. dijo...

Sencillamente precioso este escrito. Seguramente porque está lleno de referencias,ya no la Granada Bruja y su rabioso esplendor, también en su Casa de los Tiros, sino que, por añadidura, dejas venir al señor Chopin y lo haces posarse...Me ha encantado, es un placer leerte.Saludos