lunes, 24 de septiembre de 2012

Μωρίας Εγκώμιον

Maestro de las Medias Figuras, autor anónimo
del segundo cuarto del siglo XVI


Y dicen los que saben que la melancolía le ganó la partida. Así suele suceder a quienes han sido marcados a sangre y a fuego en las heladas tardes de noviembre. Así a quienes descendieron a los profundos abismos donde habita el olvido, a los desvanes desvencijados de la memoria allí donde nadie debería aventurarse.

Y dicen los que bien lo saben que sólo repetía palabras sin sentido. Algo acerca de las formas alargadas del alba, de colores que no son de este mundo y de fragantes madreselvas envenenadas, como su mente. Eso y varios nombres de personas que nunca nos habían sido presentadas comme il faut: había una Bovary, una Karenina, una Ligeia y aun una Ozores, a todas las cuales los dioses confundan porque a buen seguro eran personas de mal vivir y habían emponzoñado con lascivas razones su pobre espíritu.

7 comentarios:

alalai cánfora sandra dijo...

Bovary y Ozores son gemelas, aunque el final de la última es más devastador, no hay nada como el hastío que causa la monotonía absoluta.


Un besou!

P.D: Poe (L)

Raquel F. dijo...

Karenina está por encima de de Bovary y Ozores. Conoce la vida y, a pesar de todo, la ama, aunque no pueda soportarla.

Mayte dijo...

El espíritu de le melancolía vibrante incluso en los momentos en que la debilidad reina.

besos.

i*- La que canta con Lobos dijo...

Vivan las impuras, las putas de corazón, vivan las mujeres libres y fatigadas de amar, viva el sexo por naturaleza, vivan los sentidos y vivan las palabras!

chatnoir dijo...

Después de leer el comentario de i* solo puedo exclamar: Viva!
Muy bueno Juan Antonio.

Besos.

Verónica C. dijo...

Las tardes y las noches de noviembre se prestan a revivir o dejarse morir en la melancolía, no hay más.
Todas ellas sabían y triunfaron porque brillaban y latían.

Besos

Magda Robles dijo...

"A todas las cuales los dioses confundan"... y a nosotros con ellas. Había una Ligeia...