lunes, 4 de junio de 2012

EL HOMBRE QUE FUE MUCHOS HOMBRES

"Molly Duchess of Nona" (Frank Cadogan Cowper)


Nadie hubo en él; detrás de su rostro (que aun a través de las malas pinturas de la época no se parece a ningún otro) y de sus palabras, que eran copiosas, fantásticas y agitadas, no había más que un poco de frío, un sueño no soñado por alguien (...) Las tareas histriónicas le enseñaron una felicidad singular, acaso la primera que conoció; pero aclamado el último verso y retirado de la escena el último muerto, el odiado sabor de la irrealidad recaía sobre él. Dejaba de ser Ferrex o Tamerlán y volvía a ser nadie. Acosado, dio en imaginar otros héroes y otras fábulas trágicas. Así, mientras el cuerpo cumplía su destino de cuerpo, en lupanares y tabernas de Londres, el alma que lo habitaba era César, que desoye la admonición del augur, y Julieta, que aborrece a la alondra, y Macbeth, que conversa en el páramo con las brujas que también son las parcas. Nadie fue tantos hombres como aquel hombre, que a semejanza del egipcio Proteo pudo agotar todas las apariencias del ser.


Everything and nothing, Jorge Luis Borges

10 comentarios:

Nuria dijo...

Ser muchos y no ser nadie. Fingir para ocultar un vacío, una vida pobre, o para vivir una vida más rica. Perdona, divago. Es Borges, que me hace divagar.
Un beso perdido.

chatnoir dijo...

Baile de máscaras sin música de fondo...

Besos.

Leticia dijo...

Te doy mi palabra y mi mano y te escribo... lo universal del tema como el que se disertan en este magnífico texto nos muestran "al desnudo" diría yo, pues muchos de nosotros no sólo cumplimos un rol referido a nuestro sexo sino que nos envolvemos en todo aquello que nos empeña en cada etapa de nuestra vida y que van siendo como aristas del sol al paso de los años.
Bello.
Un placer y me congratulo de poder tener la oportunidad de leerte.
Gracias.

i*- La que canta con Lobos dijo...

Supongo que todos somos muchas cosas, el texto me ha recordado al Retrato de Dorian Gray :) Un beso!

Verónica C. dijo...

Todos somos así, Juan Antonio, pero la mayoría de veces ni nos enteramos.
Desde la noche de los tiempos somos grandes seres que viven confusos en pequeños mundos mentales, sólo es eso.

Besos

Capitán Placenta dijo...

Escribiendo nos convertimos, leyendo nos convertimos. Todo es sed que desemboca en una gran perspectiva, a veces positiva y otras negativa.
Besos!

Gabriela Amorós dijo...

Devota de Borges... callo, sólo respiro...

Gracias por ello.

Besos.

Amanecer Nocturno dijo...

Agotar todas las apariencias del ser debe ser una experiencia irrepetible y terrorífica. Significa decirle adiós a las metamorfosis. Yo no podría.

Un abrazo!

joaquin dijo...

estás que te sales, Juan Antonio. En mí opinión, es un redondo homenaje a la existencia

un abrazo

Carla dijo...

Todos tenemos algo de todos, es inevitable.

Gracias por esos comentarios tan simpáticos que dejas en mi blog que me sacan sonrisas.

Besos.