lunes, 7 de mayo de 2012

VAMPIRO JUNTO AL MAR

Ilustración para El paraíso perdido de Milton (Gustave Doré)


A la eternidad sólo conviene el mar.
Como a esta antigua sed que devora
un alma corrompida a punto de estallar
marfiles y alabastros, relojes detenidos
en su hora siniestra en punto.

—No debería besarte, amor —él dice—.
Mis labios aún destilan
dulcísimos venenos infamantes.
No debería besarte, amor.

—Y sin embargo hazlo —dice ella—,
dame un poco de esa muerte,
oscura larva silenciosa,
mar, crepúsculo, nada.

33 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Recupero esta entrada de los desvanes del olvido. Muchas cosas han cambiado desde su redacción. Si hago abstracción de circunstancias y nombres, creo que puedo volver a asumir estas letras, hoy renovadas, casi inocentes.

Lilith dijo...

"A la eternidad solo conviene el mar"...claro que sí.

Verónica C. dijo...

Los vampiros tienen un halo romántico que hace que ansíes ese beso con todas las consecuencias.
Ni que me hubiera topado con uno...
:D

Me gusta este poema.

Besos

masletrasarte dijo...

una fantasía que me gustó
saludos

chatnoir dijo...

Mientras haya mar...

Besos.

EleanorSmith dijo...

Yo al igual que ella, también quisiera...

Repito las gracias Juan por visitarme. Estoy enamorada de este sitio.

Ginebra dijo...

Preciosa ilustración, y preciosas e incitantes letras…ese beso que es muerte aun despertando a la eternidad del crepúsculo…tan excitante, tan atrayente…

Un placer amigo…

Bsazos!

Pat.mm dijo...

Sus besos, por encima de todo.
Saludos,

alalai cánfora sandra dijo...

Yo también le contestaría lo mismo.

Me encanta Milton y Gustave Doré.

Buen reciclaje.

Laura Uve dijo...

‘Eso que miras que ahí mirando estás, bella criatura, eres tú misma: va y viene contigo. Mas vén, y yo te llevaré do sombra no se alce el ser –de quien imagen eres, de quien has de gozar, por siemprer tuyo.’– Y te encontré: bello y gentil como eres.»–

Besos envenenados... si se desean es el torbellino...

Un beso!!

Takuskita dijo...

Que la pasión no se asuste de los monstruos de la noche. Es mejor morir amando que en la más incierta soledad...

Me encanta tu poema que junto a la imágen hace de la entrada algo sublime.

Saludiness! Nos leemos, Juan Antonio :)

Señorita Demakrada dijo...

Oda al erotismo silencioso.

Isa. dijo...

"A la eternidad sólo conviene el mar."

Ha sido leer la frase y evocar esas tardes en el rompeolas pensando en todo y en nada. Cuánta razón tienes.

i*- La que canta con Lobos dijo...

Precioso. Me ha gustado mucho la petite morte. Un beso!

rayuelasolvidadas dijo...

Oh... es hermoso este texto, supongo que todos queremos(deseamos y callamos-aveces, a pesar de todo)ese tipo de muerte.

Este poema me hizo acordar al capítulo del beso de rayuela..."Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua"

rayuelasolvidadas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nuria dijo...

Ese beso... Un poco de muerte, sí, pero también la eternidad.
El mar, ay.
Un beso (sin muerte, pero un poco eterno).

Galia B. dijo...

Un beso con todos los riesgos, con todas sus consecuencias. Nada más confortable que continuar hasta el final aún conociendo el desenlace.

Me encanta, Juan Antonio. Como siempre tus letras no dejan indiferente. Un beso.

Ann. dijo...

Dulce veneno que los untará ahora a los dos.
"relojes detenidos en su hora siniestra en punto." Me mata... Siempre me encanta venir por aquí. Tus escritos son una droga

Amanecer Nocturno dijo...

La muerte atrae romántica y sexualmente -sin irnos a la necrofilia, por supuesto-, y es que, ¿quién no ha querido probar un poco de ese veneno alguna vez?

Muy bueno, Juan Antonio.

Un beso.

*L* dijo...

Cómo negarse...

Besos, Juan Antonio.

MagaRL dijo...

Mas lo hizo... y se dejó besar... ¿el principio del fin de una tragedia? O el fin del principio tan solo...

I Remember dijo...

"un alma corrompida a punto de estallar"

Me pregunto cuantas otras almas corrompidas, son las que nunca logran estallar… Y sin embargo, allí están.

BEATRIZ dijo...

El verso del comienzo es excelente,,,no me dejo despegar los ojos del resto.

Juan Antonio, Un placer.

Saludos desde:

www.elsoldelosciegos.blogspot.com

Gabriela Amorós dijo...

...el veneno de la extenuación, el más oscuro y purísimo, labio con labio, dolor de la locura...

(Una grata sorpresa al encontrar una ilustración de Gustave Doré, sombrío, predilecto ilustrador)

Beso

joaquin dijo...

tentador, Juan Antonio. Difícil resistirse

Un abrazo

María Eva dijo...

El primer verso te atrapa Juan Antonio y te deja sin respiración hasta el final.
Ya sea un beso o cualquier otra cosa prohibida, siempre, en lo más profundo de nuestro ser, algo lucha por querer probarlo. A veces nos quedamos con las ganas.

Un abrazo muy grande,

María Eva.

Alba Flores Robla dijo...

¿No son aún suyos los labios?

Abismo dijo...

Si si que debe besar... y envenenarse...
(supongo que no pensarás lo mismo, lo digo por tu comentario)

pero soy de las que prefiero envenarme...(buscar antidotos ya será otro problema)

Besos abisales

Juan Antonio dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Abismo. Y él lo desea. Aunque algo en él ejerce una débil resistencia "moral". Conoce las letales consecuencias de su beso. Pero también sabe que todo argumento lógico o ético será en vano.

Un vampiro comme il faut jamás penetra en una estancia a la que no es debidamente invitado.

Besos abisales.

mónica dijo...

Me encanta tu blog!! Llego aquí paseando pero te voy a seguir para volver y leerte con tranquilidad, despacio. Creo que merece la pena.
Un abrazo!

calmA dijo...

Buen rescate, porque es precioso, escribed muy bien , eso se nota tambien en tus comentarios, que tienes oficio vamos... y a mi me encanta eso, luego lo bello y todo eso, que tambien. Perdona si omito algo pero ezcribo desde el movil.
Besos

Natalia Ortiz dijo...

¡Ay! a veces el deber no está unido con el deseo y con lo que hacemos. Pero al menos, es un poco de muerte dulce, ¿no? :)
Muy bien escrito, Juan Antonio. Y creo que es lo que tiene el paso del tiempo, que dependiendo del día y de la etapa en la que estamos, escribimos de distinta forma. Habría que ver qué hubieras escrito ahora jeje.
Un abrazo