sábado, 12 de mayo de 2012

EL ALBA DEVORA SUEÑOS

"Retrato de Madame Allan Bott" (Tamara de Lempicka)


El alba derrama azules promesas de luz y sal por la alcoba.
—¿Estás ahí? ¿Respiras a mi lado y yo sin saberlo?
Ruidos quebradizos como espadas repiten aún torpes razones.
—No digas nada.
La soledad es una inmensa crisálida que devora recuerdos.
—No es bueno recordar. Las manzanas saben a óxido y el vino es letal como el beso de un muerto. No digas nada.
El alba se arrepiente, se invierte, se hace noche constelada en sus pechos, en sus muslos, en su sexo. La alcoba se desdibuja en oscurísimos jirones. De nuevo.
—¿Aún me quieres?

21 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Sigo recuperando presencias fantasmagóricas de los desvanes del olvido. Supongo que es una forma de exorcismo tan buena como cualquier otra.

Galia B. dijo...

Espero que esté dando resultados. Yo aquí, encantada de que recuperes esos pasos anclados en el pasado y que, al evocarlos, sólo sea dulce melancolía, nada que haga daño.

Un beso.

Verónica C. dijo...

Me alegro que los rescates, así puedo leerlos y disfrutarlos.

Hay recuerdos que es mejor no evocarlos cuando la noche es demasiado noche y la nostalgia es demasiada nostalgia.

Bellísimo.
Tienes magia.

Besos

Túconmigo dijo...

Estupendo texto (y el cuadro)
"El alba derrama azules promesas de luz y sal por la alcoba."
Sólo esa frase ya vale un mundo.

Un abrazo.

EleanorSmith dijo...

Sí. Yo te quiero.

Un beso o 2 *

Amanecer Nocturno dijo...

Voy corriendo a empaparme de esos derrames.
Fantástico este diálogo.

Un beso.

chatnoir dijo...

Tremenda forma de exorcismo!
Me encanta.

Besos.

Carla dijo...

El alma derrama la esencia de su piel sobre el cáliz de tu cuerpo.

Besos.

xiana dijo...

Tus recuerdos a menudo me hacen quedar aniquilada en una sensación de angustia de la que tardo tiempo en librarme.
Me encanta el cuadro, aunque me transmite mucha frialdad.
Entre la angustia y la pintura, se me eriza la piel. Tengo frío.

Un beso.

joaquin dijo...

eres un balcón al mar, Juan Antonio

Un abrazo

i*- La que canta con Lobos dijo...

"La soledad es una inmensa crisálida que devora recuerdos." Precioso. El texto huele a frágil melancolía.

Un abrazo!

Juan Antonio dijo...

Xiana, en ese caso te debo un abrazo. Reclámalo cuando gustes.

Moitos bicos.

M.E. Sanchez Almansa dijo...

Preciosa evocación. Me encanta que hayas venido alguna vez por Melilla. Si alguna vez volvieras, podríamos quedar y conocernos.
Un abrazo.
PD: Mi correo es: elsitasan1973@hotmail.com

Isa. dijo...

"La soledad es una inmensa crisálida que devora recuerdos."

Esa manía tan nuestra, tan humana, de darle vueltas al pasado. Aunque creo que lo más doloroso no es sólo eso, sino la pregunta final, el clavo ardiendo al que nos agarramos como una última esperanza, ese "¿Aún me quieres?"

PD. Y sí, es una forma muy buena de exorcismo. Supongo que por eso, entre otras cuestiones, nos da por escribir...

Pat.mm dijo...

Yo también te quiero, si...
Un abrazo,

Anónimo dijo...

Me uno a otros comentarios y digo... yo sí, cerdito.


Y las mariquitas tienen derecho de comer a la carta, jope. Precioso :)

Ann. dijo...

Y cómo me gusta que lo hayas recuperado, porque me ha encantado, mucho muchísimo,

un beso, Ann.

campoazul dijo...

No soy entendida en exorcismos pero este esta dando buenos resultados, por ejemplo este: si no lo recuperaras yo no lo hubiera leído. ;) Y me gustó.

Besitos.

Juan Antonio dijo...

Nunca me habían llamado cerdito. Oing, oing.

Anónimo dijo...

Siempre hay una primera vez para todo... :)

Nuria dijo...

La soledad es una inmensa crisálida que devora recuerdos...
La soledad a veces es lo mejor. Pero sí, devora recuerdos. Por esa frase vale la pena casi todo.
Un beso.