domingo, 20 de mayo de 2012

CAMA DESHECHA

"Un lit défait" (Eugène Delacroix)


Despiértate. La cama está más fría
y las sábanas sucias en el suelo.
Por los montantes de la galería
     llega el amanecer,
con su color de abrigo de entretiempo
     y liga de mujer.


Despiértate pensando vagamente
que el portero de noche os ha llamado.
Y escucha en el silencio: sucediéndose
hacia lo lejos, se oyen enronquecer
los tranvías que llevan al trabajo.
     Es el amanecer.


Irán amontonándose las flores
cortadas, en los puestos de las Ramblas,
y silbarán los pájaros —cabrones—
desde los plátanos, mientras que ven volver
la negra humanidad que va a la cama
     después de amanecer.


Acuérdate del cuarto en que has dormido.
Entierra la cabeza en las almohadas,
sintiendo aún la irritación y el frío
     que da el amanecer
junto al cuerpo que tanto nos gustaba
     en la noche de ayer,


y piensa en que debieses levantarte.
Piensa en la casa todavía oscura
donde entrarás para cambiar de traje,
y en la oficina, con sueño que vencer,
y en muchas otras cosas que se anuncian
     desde el amanecer.


Aunque a tu lado escuches el susurro
de otra respiración. Aunque tú busques
el poco de calor entre sus muslos
medio dormido, que empieza a estremecer.
Aunque el amor no deje de ser dulce
     hecho al amanecer.


Junto al cuerpo que anoche me gustaba
tanto desnudo, déjame que encienda
la luz para besarte cara a cara,
     en el amanecer.
Porque conozco el día que me espera,
     y no por el placer.


Albada, Jaime Gil de Biedma

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Te besaré, antes de que el sol disipe laas nieblas de la noche.

Verónica C. dijo...

Nada como despertar al amanecer junto a la persona amada, saber que puedes quedarte todo el día ahí y hacer el amor eternamente.

Besos

i*- La que canta con Lobos dijo...

Me quedo con amanecer y placer. Un beso y buenas noches... me voy a mi cama solitaria esta noche.. besos!

Pat.mm dijo...

...conozco el día que me espera.." Muy bello.
Saludos,

xiana dijo...

Totalmenete de acuerdo con Verónica.
Adoro a Jaime Gil de Biezma, pese a tener parientes que me desquician (pero ¿que culpa tiene el? jajaja)

Besos

Juan Antonio dijo...

Mejor no hablar de sus parientes, como no sea para ilustrar la degeneración de la especie.

Este poema de Gil de Biedma es bellísimo, aunque deja, como casi todos los suyos, un sabor amargo en los labios.

Amanecer Nocturno dijo...

Besar a alguien cara a cara en el amanecer es peligroso. Quién sabe lo que te llevó a esa persona la noche anterior.

Un beso!

Laira dijo...

Despertar y ver el día que te espera...la rabia que da separarse de las sábanas.
Siempre queda vencer a la pereza besando a quien te acompaña, para al menos sacarle una sonrisa a la rutina, porque queramos o no siempre amanece.
1 beso de buenos días.

Juan Antonio dijo...

¿Anónimo?

campoazul dijo...

Precioso poema, perezoso amanecer... aunque esos besos cara a cara endulzan en parte el dia.

Besitos.

Laura Uve dijo...

QUÉ BIEN DESCRIBE EL AMANECER DESTEMPLADO DE LA RAMBLA DE BARCELONA.

Qué bien transmite la decepción que nos trae, a veces, el amanecer al lado de alguien que de pronto no significa nada.

Me gusta mucho esta LOCA...

La noche, que es siempre ambigua,
te enfurece -color
de ginebra mala, son
tus ojos unas bichas.

Yo sé que vas a romper
en insultos y en lágrimas
histéricas. En la cama,
luego, te calmaré

con besos que me da pena
dártelos. Y al dormir
te apretarás contra mí
como una perra enferma.

Enamórame con tus palabras dijo...

buf que bonito, me dejas sin palabras.

Marina dijo...

Leí a Gil de Biezma pero no me hizo "tilin" y lo dejé donde el olvido, con este poema me ha pasado algo y pienso que no era el momento de leerlo, creo que volveré a Biezma a ver que me dice. gracias por compartir y por tu paso.

Smith. E dijo...

Es hermoso Juan. Disculpa la ausencia: ando ocupada con muchísimas cosas.

Un beso. O dos.

Juan Antonio dijo...

Iba a poner ese, Laura. Al final opté por Albada.

chatnoir dijo...

Tristes amaneceres en las Ramblas...

Besos.

Nuria dijo...

Es triste, un poco desesperanzado. Despertar y de pronto sentir el calor de un extraño, que no sabes si quedará algún lazo de los que te unieron a él la noche anterior... Casi que me voy sin despedirme, juas.
Me ha gustado, no lo había leido. Triste pero intenso.
Un beso.