miércoles, 4 de abril de 2012

SI PUDIERA

Fernando Pessoa


Fernando Pessoa, a través de la voz de su heterónimo Alberto Caeiro. No siempre quiero ser feliz, afirma con acento claro. Somos, y nada más. La metafísica no sirve para explicar la realidad. Sólo la poesía.


Se eu pudesse trincar a terra toda
E sentir-lhe um paladar,
Seria mais feliz um momento...
Mas eu nem sempre quero ser feliz.
É preciso ser de vez em quando infeliz
Para se poder ser natural...

Nem tudo é dias de sol,
E a chuva, quando falta muito, pede-se.
Por isso tomo a infelicidade com a felicidade
Naturalmente, como quem não estranha
Que haja montanhas e planícies
E que haja rochedos e erva...

O que é preciso é ser-se natural e calmo
Na felicidade ou na infelicidade,
Sentir como quem olha,
Pensar como quem anda,
E quando se vai morrer, lembrar-se de que o dia morre,
E que o poente é belo e é bela a noite que fica...
Assim é e assim seja...



Si pudiera morder la tierra toda,
paladearla,
sería más feliz un momento...
pero no siempre quiero ser feliz.
Es preciso ser de cuando en cuando infeliz
para poder ser natural...

No todo son días de sol,
y la lluvia, cuando falta mucho, se pide.
Por eso tomo la infelicidad como la felicidad
naturalmente, como quien no extraña
que haya montañas y llanuras
y que haya rocas y haya hierba...

Lo que es necesario es ser natural y calmo
en la felicidad o en la infelicidad,
sentir como quien mira,
pensar como quien anda,
y cuando se va a morir, recordar que el día muere,
y que el poniente es bello y es bella la noche que queda...
Así es y así sea...

13 comentarios:

Laura Uve dijo...

Casualmente llevo varias semanas leyendo a Pessoa y lo voy sabiendo saborear y degustar.

Precioso el poema que has elegido.

Un abrazo!!

Verónica C. dijo...

Qué grande es este poema.

Poesías como esta son las que me gustan, que dejen dentro una emoción, un sentimiento, una reflexión y una gran admiración por el poeta.

Besos

Carol Bret dijo...

Qué delicia...

Amanecer Nocturno dijo...

Hay que ser demasiado inteligente para saber tomar la infelicidad como la felicidad. Porque poderse se puede pero sólo a ratos, a tiempo completo sólo puede Pessoa.

Amanecer Nocturno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
María dijo...

Me encantó este poema que has compartido.

No todos los días sale el sol pero la noche que queda es bella...

Un beso.

Enamórame con tus palabras dijo...

Está muy bien este blog, muy interesante.

Occam dijo...

Precioso poema. La relatividad me fastidia el invento, siendo de la mismna duracion la infelicidad se me eterniza y la felicidad se me antoja efímera.
Un beso

rayuelasolvidadas dijo...

"La metafísica no sirve para explicar la realidad. Sólo la poesía"

Jamás lei algo tan cierto, es hermoso todo esto. Y mil gracias por tus palabras que me hacen estremecer y sonreir. Un beso!

Aan dijo...

Bello. Mucho. Quiero tatuarlo en mi antebrazo.

Juan Antonio dijo...

Pessoa deja cicatrices en el alma.

(Nunca me ha gustado esa palabra por sus connotaciones escolásticas, pero la utilizo como podría hacerlo un poeta maldito en el París de finales del XIX... Me lo permitís, ¿verdad?)

Gracias por estar cerca. A todos. A ti especialmente.

Túconmigo dijo...

Desde siempre me ha gustado mucho Pessoa. Este poema es toda una declaración de su filosofía de vida. De saudade.
Natural y calmo. Quién pudiera conseguirlo...
Un abrazo

elena clásica dijo...

Sí, sí, como poeta maldito, lo has dicho muy bien, porque Pessoa en esta visión de la vida tan desdramatizada provoca una sacudida poderosa. Una visión cósmica y completa que sin pretenderlo, en efecto, se vuelva metafísica.
Qué maravilla.
Besazos, querido Juan Antonio.