sábado, 3 de diciembre de 2011

OCASO DE LA ROSA

"Saint Bride" (John Duncan)


Lánguida se deslizó y dorada
la tibia luz que el alba líquida anunciaba,
lánguida y fría ave nocturna
en los sombríos laberintos del sueño.

Quién hubiera despertado entonces,
quién hubiera hurtado la mirada
a esa luz dolorosa, a esa luz vencida
sin esperanza consumiéndose.
Mas allí estaba. Y latía.
Cansada rosa cristalina sin color, sin perfume,
sangrienta rosa mística y dolida.
Allí estaba.
Ya no embriagadora fruta generosa
entregada al incruento combate del amor,
ya no luz extasiada en la aurora.

No la hubierais visto nunca,
negra rosa durísima, solitaria en su final,
parda ceniza sin fuego en el ocaso.

9 comentarios:

இலை Bohemia இலை dijo...

todo tiene un fin, pero algunos, con su poquito de poesía pueden ser dolorosos o sublímes...

un abrazo enorme...

JValentina dijo...

Todo termina, a pesar de la decadencia, siempre queda una luz lánguida, hermosa
Un abrazo

Índigo dijo...

La luz puede atisbarse hasta en los rastrojos más secos. Incluso cuando nos falta la luz, cuando ya no la tenemos ni la tendremos, y lo sabemos, podemos verla alrededor y dejarnos inundar por la luz que otros sí tienen o tendrán quizá. Lánguido el son del otoño con su larga queja... Un abrazo en añil.

MagaRl dijo...

¿Puede morir la belleza? Nunca, jamás en la memoria de quien suspiró por ella. Ese es su legado, y tal vez su maldición... La rosa negra, quizá por malherida, siempre fue mi perdición.
Es estupendo ver que siempre hay salida al laberinto... me encanta leerte.

Natalia dijo...

Gracias por compartir el arte con nosotros (:

Princesa Nadie dijo...

Me encantó ese cuadro ,no lo conocía y tus palabras siempre bellas...
Un Abrazo

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Eres un poeta exquisito como pocos, deliciosos tus agridulces versos, fragantes como rosas calcinadas que legan su otrora dulcísimo aroma, a las ascuas del olvido...

Exquisito también eligiendo hermosas pinturas con las que ilustrar tus poemas, y es que donde habita tu sensibilidad, no hay espacio para ese olvido al que remite el título de este blog, sino para el recuerdo memorable de lo bello.

Bienvenido de nuevo, querido Juan Antonio y deja ya de irte, por favor, que aquí muchas amigas te queremos y necesitamos.

Besos que hagan hervir los fríos cristales del invierno granadino...

Kenza dijo...

Bonjour Juan Antonio,
Je sens bien que les mots sont poétiques, mais me manque la langue espagnole...
Bisous et très belle journée

F.J.G.G. dijo...

Hay hambres que nacen y mueren cada día, a las que muchos han confundido con el esqueleto.

Me quedo en tu blog, a saciarme siempre que tú decidas.