jueves, 15 de diciembre de 2011

MADRIGAL



Pasaron ya los días de los tibios soles,
del incesante caudal de mieses y de pájaros,
altos pájaros hacia el poniente.

Pasaron los días de las hermosas flores,
de pámpanos, de copas olorosas,
hondos, sacrílegos perfumes.

Como el suave fluir de un río melancólico
que canta su amable madrigal mientras se va deshaciendo.
Pasaron.

Como la estela de una nave solitaria
en los salinos abismos del silencio.
Se fueron.

12 comentarios:

Gabriela Amorós dijo...

Esa estela lo es más por solitaria que por nave... me gustó el sereno otear del recuerdo que muestra el texto.

Besos mil.

María dijo...

Suave fluir de letras en esta entrada.

Un beso.

vera eikon dijo...

Pasaron pero también sucedieron... Me gusta mucho el poema y sobre todo su cadencia. Bico

elena clásica dijo...

Qué terrible sentimiento de melancolía tras el madrigal, qué dolor profundo de días pasados que se desgarran en un tiempo que ya no alcanzaremos. Pero qué hermoso fue ese tiempo, donde cometíamos sacrilegios acompañados de los gritos impúdicos y sangrientos de las flores, mientras los pájros le cantaban al sol y nuestros sentidos se abrían a la alegría y a la sensualidad.

En realidad parece como si nunca hubiera existido, como si hubiera sido siempre el cuadro que seguimos contemplando pleno en su belleza ante nuestro extasiado espíritu.

Qué maravilla de madrigal. Parecen escucharse los instrumentos de la pintura, como si ya los conociéramos.

Precioso. Un abrazo y muchas gracias a ti por tus bellas palabras, querido Juan Antonio.

Mayte dijo...

Como una estela, tus palabras dejan sobre el sentir belleza.

Besos.

Colombe dijo...

Mientras leia, podia oler flores. Me encantas, lo sabes :)

hallwrites ♥ dijo...

Hola! He visto tu Blog y es sencillamente genial

Te sigo, ¿Devuelves?.

Besitos! ♥

Natalia dijo...

Hay que buscar la inmortalidad en pequeñas cosas (:
¡Gracias por dejarte caer de nuevo!

Claudia Tubilla dijo...

Bonito recorrido a traves del tiempo...

Rebecca dijo...

hola Juan,
el destello de luz
el tiempo
la lluvia
el viento
pasaron con el día
y solo el silencio quedó..

un abrazo^^

Geles Calderón dijo...

Tras lo que pasó... se aproxima lo que está llegando. Todo es semilla antes de ser flor, aunque no lo sintamos, aunque no lo sepamos.

Hay mucha belleza también en el otoño e invierno, ellos no olvidan que la primavera les precedió, y generosos guardarán bajo sus fríos, la simiente para la próxima estación, al igual que ella acunó la semilla del pensamiento, flor de invierno de intenso color.

Melancólico y bello poema, Juan Antonio.

Un abrazo

Anouk A. dijo...

Qué bonito poema, Juan Antonio, tiene la hermosura serena de los madrigales de Monteverdi, esa luz de Italia en las mañanas. Me he sentido llena de agua tibia al leerlo :)