domingo, 12 de junio de 2011

PREGUNTAS INÚTILES

"El viejo rey" (Georges Rouault)


El velo se rasgó de parte a parte mientras los últimos fuegos del ocaso te negaban.

—¿Cómo era tu nombre? Dime, ¿a qué sabían tus besos?

10 comentarios:

Gabriela Amorós dijo...

Es apasionante cómo hilas tu poética con las magníficas obras de arte.
El otro día di un vistazo retrospectivo y encontré textos maravillosos.

Gracias por tanto arte.

Un abrazo.

La Chica Piruleta dijo...

Juan Antonio...¿ocurre algo que deba saber? Me refiero, dejaste de seguirme y todo...U.U
¿Hice algo?

Bonito texto, como siempre. ^^

Belén dijo...

los últimos fuegos del ocaso... buf... me encanta la expresión...
mola!

M.Flores dijo...

Hay algo de Alejandra Pizarnik en tus versos. Quizás no sea tanto su tristeza pero si tal vez su intensa brevedad. Abrazos, Maribel.

Juan Antonio dijo...

Me abrumas, Gabriela. Sólo puedo decir que me encanta que lo sientas así. Un abrazo.

Chica Piruleta, no hay problema. Todo ok.

Gracias, Belén. Iba a hablar de los incendiados cortinajes del ocaso, pero temo que me habría autoplagiado por enésima vez. un abrazo.

Qué bonito eso que dices, Maribel. Abrazos.

V de Tierra dijo...

Breve e intenso!! y hay respuesta a ese " a que sabian?" Saludos

Mayte dijo...

Del nombre se puede no recordar apenas, pero de un beso...

Bikiño siempre!

MA dijo...

Como la vida misma.

Juan Antonio dijo...

V de Tierra, tal vez la respuesta la ha dado Mayte. Un beso para ambas.

Lo mismo, MA. Besos.

María dijo...

Preguntas intensas desde la interrogación.

Un beso.