viernes, 13 de mayo de 2011

LETEO

"¡Y tenía corazón!" (Enrique Simonet)


Ahí se adormece su cuerpo, ingrávido,
inocente como el que supo y ha olvidado.
Ahí respira despacio, concentrado en sí mismo,
y nada siente. Sólo el olvido.

Eso no es mejor que el dolor,
no, eso no es mejor que besar un cuerpo hasta lo imposible.
Mas ya ignora qué es dolor,
y qué un cuerpo atormentado por la dicha.

El último recuerdo escapa en incierto destello,
y se somete silencioso.
No más sueños, no más pasado,
no más besos urgentes, no más delirio.

Ya es sólo un mineral feliz,
ausente de todo en su inocencia.
Acaso ignora incluso su dicha, y nada siente.
Sólo el olvido.

11 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Otros títulos con los que se conoce este lienzo de Enrique Simonet: "Anatomía del corazón" o "La autopsia".

Erato dijo...

Magnífico cualquiera de los dos nombres.Intenso y duro.Tristísimo.Un abrazo

Juan Antonio dijo...

Vuelvo a publicar la entrada. Esta madrugada la engulló Blogger misteriosamente.

Decía que este lienzo de Enrique Simonet es también conocido por otros dos títulos: "Anatomía del corazón" o "La autopsia".

BaBel dijo...

inocente como el que supo y ha olvidado


*.*

Meme dijo...

Pero se puede incluso olvidar el olvido?

Princesa Nadie dijo...

Parece que todos hemos tenido problemas.
No conocía esa obra...muy tristes tus palabras...
Me horroriza el olvido,pienso que el recuerdo ayuda a que de algún modo sigamos viviendo
Un abrazo

Kenza dijo...

Bonjour Juan Antonio
Une petite surprise t'attend sur mon blog...
Bisous et très beau week-end

Índigo dijo...

Volver al olvido, con la frente marchita, o no, volver y olvidar hasta el olvido. ¿O acaso ese olvido que no se olvida nunca? El laberinto tiene forma de círculo y en algún lugar del círculo se halla la llave para salir del laberinto y del olvid.

Anónimo dijo...

Por qué olvidar?

MagaRl dijo...

Si se pudiese sumergir en ese leteo, si se pudiese beber de ese olvido....

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.