viernes, 17 de septiembre de 2010

MI UNICORNIO DÍSCOLO CABALGA DE NUEVO

Mi celebrado galardón "Unicornio díscolo"


Mis muy queridas amigas Lady Darcy y Mayte Dalianegra tuvieron la gentileza de distinguir este blog con diversos premios. Aunque los mencionados galardones tienen su protocolo específico, y dado que eran ciertamente numerosos, voy a compartirlos de un modo un tanto inusual, y aprovecharé al propio tiempo para otorgar el premio genuino con el que distingo en casos excepcionales a ciertos espacios que me son particularmente gratos: se trata del "Unicornio díscolo".

Así pues, no sin antes pedir disculpas por haber violentado el protocolo, tengo el placer de entregar mi "Unicornio díscolo" a los siguientes blogs:

-Mergonzález-Artwork
-Cuadros de una exposición
-Quinta estrella a la derecha
-Relocos y recuerdos
-El gato en el arte
-Entre líneas urbanas
-A orillas del Rhin
-En penumbras
-Matrioska
-Thé au jasmin
-Art blog

Mi más cordial enhorabuena a todos los premiados. Si así lo desean, pueden dejar retozar a esta encantadora criatura mitológica en algún rincón de sus espacios. Es tan tierno y entrañable...

jueves, 16 de septiembre de 2010

ME LLEGAN PRESENTES DE MANOS ADORABLES

Una de las numerosas distinciones recibidas. Ejem.


El inicio del curso ha sido generoso conmigo. Debe ser por lo mucho que renegué de las estaciones primaveral y estival, de infausta memoria. (Aunque, para ser justo, debo reconocer que han tenido algunos aspectos muy valiosos, hay que admitir que, desde el punto de vista literario, tiene más empaque el sentimiento trágico de la vida. Eso explica, aunque no las justifique, las últimas entradas de un tono melodramático tal vez excesivo. En todo caso, lo pasado, pasado.)

El caso es que mis dos buenas amigas, Lady Darcy, autora del blog "Los hombres de Jane Austen" y Mayte, de "El blog de Mayte Dalianegra" han otorgado un delicioso lote de distinciones a mi espacio laberíntico.

Lady Darcy me obsequió nada menos que seis premios: "Escritos con corazón de tinta", "Al blog que congela nuestro corazón", "Muchas gracias al blog amigable", "Para los lectores y los blogs que ayudan a difundir cultura", "Tu blog es como una flor en primavera" y, por último, "Te mereces un Mister Darcy". Gracias de todo corazón, querida amiga. Eres un cielo y sabes que te adoro. Sólo una cosa... ¿No es posible cambiar el último de ellos por el "Te mereces una Elizabeth Bennet"? Mira lo que se puede hacer, por favor, querida.

Por otra parte, Mayte Dalianegra, compañera de versos, amiga, camarada que nunca falla ni abandona a pesar de los pesares, me acaba de enviar los siguientes galardones: "The versatile blogger", "Un bloguero especial", "Sunshine award", "Tintero" y "Escritos con corazón de tinta" (que ya tenía pero que no me importa nada repetir).

Sólo puedo decir que me emociona tener amigas tan encantadoras, que las quiero y que me ganan con estas adorables efusiones de cariño.

En breve otorgaré a mi vez algunos de estos premios. Vayan haciendo cábalas. Gracias a todos por estar ahí. Y a los que no están, ellos se lo pierden.

P.S.: Lady Darcy, el ángel que me conduce de su mano a las doradas tardes de la novela romántica del siglo XIX, escuchó mi petición y ha elaborado expresamente para mí esta preciosidad: "Te mereces una Elizabeth Bennet". Me has emocionado querida amiga. Conservaré, si lo permites el "Mister Darcy", a quien tengo en gran estima, y guardo en un lugar especial este, más mío que ningún otro.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

NO DIGO ADIÓS CUANDO LO DIGO

"La toilette" (Gustave Moreau)


No quiero que el otoño vuelva con tus ojos,
con tus señas,
con dagas oxidadas
que reclaman muerte en las aceras.

Deja que la lluvia sea mía como antes,
que me guarde del frío como pueda;
deja que la vida me lleve,
que apure este veneno sin nostalgia, sin tristeza.

viernes, 10 de septiembre de 2010

DE EXORCISMOS Y OTROS RITUALES MENUDOS

"La primavera" (Sandro Botticelli)

Fuentes bien informadas afirman que el verano llega a su fin. Si hablo del mío (porque no hay un verano, sino tantos por lo menos como lectores de este blog: el resto del mundo no me consta que exista realmente), podría decir que ha sido como un ciclón bíblico, épico, mitológico, como si mi laberinto, perdido en mitad de la vega granadina, se transformara en un nuevo Macondo urdido por el verbo barroco y poderoso de Gabriel García Márquez. Tal vez les parezca que eso es bonito. Pero no. De eso nada.

Todo comenzó con una primavera cruel como ella suele (siempre es un poco cabrona la primavera). En lugar de maravillosos prados poblados por doncellas prerrafaelistas, en lugar de bosques fragantes en los que habitan ninfas y otras criaturas fascinantes, la primavera llegó vestida con galas horteras y ramplonas y tocando las narices al personal. No se lo perdono.

Lo que siguió después fue más de lo mismo y peor. Más vulgaridad, más hipocresía, más mentiras. Pero ya era el estío. Y el hastío. ¿O era una primavera insufrible y machacona que se negaba a salir de escena? Qué pesadita, hija.

Al fin llegó septiembre, con sus leves tardes doradas y sus promesas de renovación, de una vida nueva que se anuncia con la suave melancolía de un final hace mucho anunciado. La devastación está ahí. Elefante en cacharrería. Veneno turbio en copa injuriada. Que le den a abril. Que lo borren del mapa. El daño está hecho. Pero ella no está. Al fin. No lee mi blog, ni falta que me hace. Por lo tanto, no existe.


Creo que el exorcismo ha concluido.

viernes, 3 de septiembre de 2010

ANIMA ÆTERNA

"Las bodas de Psique" (Edward Burne-Jones)

Para ti, Anima Æterna, hermana querida en lo oscuro


Alquimia de un dolor acaso olvidado,
su paso resuena en infinitos gabinetes
dibujando el siniestro murmullo de la yedra
cuando acaricia un cuello frágil con su beso de amor y muerte.

Una sed de siglos la atormenta
—mirad bien que digo siglos—
y en su cuerpo de sombra y sepia
dibuja regueros de deseo que ya nunca serán madreselvas.

Adorad su alma marchita,
negra rosa martirizada al alba;
entonad oscuras letanías para que sus labios
se estremezcan con un vino que no es de este mundo.