viernes, 1 de octubre de 2010

YO, MÍ, MEMO

"En el Moulin de la Galette" (Ramón Casas i Carbó)

¿He dicho ya que el amor es un fiasco? No el amor literario, claro. Ni el de las grandes sagas mitológicas. Ni el de las doncellas prerrafaelistas. Ese no. El otro. El que nos asalta entre vulgar y chulo en un café o en un parque sin poder ofrecer otra cosa que una triste y burda parodia de las letras de Baudelaire, de Poe, de Gil de Biedma.

Ya, ya sé lo que me van a decir: que ellos en realidad no conocieron más que un amor desteñido y anémico, de turbios ángeles caídos de cafetín o burdel cuando no de rutilantes y fementidos salones. Lo supongo. Pero... ¿les habéis leído?

Pues a eso me refiero.

13 comentarios:

MagaRl dijo...

Hay veces en que surge, toma la palabra, gobierna a su antojo, y desaparece, dejando huella de por vida... Ese es, para mi, el amor del que ellos hablan... Imborrable, porque deja cicatrices de por vida. Todo lo demás, sabe a poco...O es aséptico.

Nébula dijo...

pero existe el amor? :/

Mayte_DALIANEGRA dijo...

¡Ay, ese final, mi niño, cuánta razón llevas!!! Mucho criticamos lo que ni siquiera conocemos más que de oídas. Y sí, por una vez te voy a dar la razón, el amor es una...(empieza con M), anda que no he sufrido yo estos días por esa...¡M! y lo que me restará...Tú no sufras, tesoro, acorázate, es la única manera de sobrevivir...

Meme dijo...

Qué triste. Qué caprichoso todo... Yo quiero que me asalten con el amor de Neruda o de Miguel Hernández.

Akua dijo...

A pesar de todo yo sigo creyendo en el amor de las novelas, en el de las palabras eternas, en el de las constantes caricias ... Creo porque lo vivo.

Besos.

Alice dijo...

Debemos crear nuestro propio amor personal e intrasnferible, que no se parezca a ningún otro y que no nos haga sufrir...
Un abrazo, Juan Antonio

carmensabes dijo...

El amor, qué cosa tan dulce-amarga es.
Cuántos corazones rotos, cuántas almas a la deriva flotando en el purgatorio del inolvidable amor que nos partió para siempre...
Lope de Vega decía "quien lo probó lo sabe" y los que no lo saben, nunca sintieron ese tormento que algunas veces nos resulta placer celeste y otras dardo envenenado.

Forma parte de la vida y hasta de la muerte y yo doy gracias por saber en mi carne y mi espíritu lo que significa.


Besos querido amigo.

.

Graciela Mejía dijo...

El amor no existe, a lo que llamamos amor pende de un hilo muy delgado entre la pasión y la posesión.

Ginebra dijo...

El amor es una circunstancia cerebral producida por una chispa imaginaria…

Muackss!!

V de Tierra dijo...

El amor es indifinible, es dueño de mil caras, no siempre es romantico, muchas veces cruel, pero no por eso es menos amor..el amor romantico, de novela, cuanto dura? @++

Juan Antonio dijo...

Gobierna a su antojo y deja cicatrices... Cuánta razón tienes, querida Maga.

Nébula... Te envío ronroneos varios.

Mayte, mi niña, no sabía. Sabes que tiendo mi mano y te abrazo.

Qué bonito, Meme. Yo también quiero. A pesar de todo. (Y ahora que nadie nos escucha.)

Dichosa tú, amiga Akua. Un beso.

Bien dicho, Alice. Estás asertiva y fuerte. Me alegra mucho. Besitos.

Carmen, me ha impresionado tu última frase. Un beso grande para ti.

Interesante, Graciela.

Ginebra, no digo nada. Sólo te envío un beso apasionado.

Un segundo o una eternidad. Saludos, V de Tierra.

La Dame Masquée dijo...

"De Satan o de Dios, que importa? Angel, sirena, qué importa si tu vuelves, hada de ojos de raso, fulgor, ritmo, perfume, oh, mi única reina, menos horrible el mundo, menos grave el instante?"

Por supuesto, monsieur. Y hemos estado en el Moulin de la Galette.

Delicioso reencuentro el que usted nos ha ofrecido hoy con el París más bohemio.

Buenas noches

Bisous

protervidad dijo...

No puedo con el cuadro de Casas, la madam del cuadro me causa esa terrible auspicia, por las que esperas en todos los cafés que lleguen, los que jamás han estado.. Siempre me enamoró el escarlata del suéter de la señorita que espera algo que no va a venir..

Ahora, demonios, qué chica puede rechazar el amor estilo Baudelaire, qué terrible que unas le teman, fueron los mejores amantes, los de cafés, la boheme...