miércoles, 15 de septiembre de 2010

NO DIGO ADIÓS CUANDO LO DIGO

"La toilette" (Gustave Moreau)


No quiero que el otoño vuelva con tus ojos,
con tus señas,
con dagas oxidadas
que reclaman muerte en las aceras.

Deja que la lluvia sea mía como antes,
que me guarde del frío como pueda;
deja que la vida me lleve,
que apure este veneno sin nostalgia, sin tristeza.

20 comentarios:

El ave peregrina dijo...

Cada año nos hace esa visita de honor...y mientras lo podamos saludar
es que existimos.

Un abrazo,amigo.

carmensabes dijo...

La lluvia será tuya querido Juan Antonio, no hay óxido que resista, ni corazones cálidos por los que resbalar puedan sus gotas.

Abrazos

Mayte ✿ܓ dijo...

Delicadeza...rozas la sencillez de lo hermoso en pocas palabras y las transmites deliciosamente.

Un gran besiño.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Bellísimo, tan bello como triste y lacerante, mi poeta de alma torturada...Y después de saborear la amarga cicuta de tus versos, que viniendo de ti se tornan melaza, porque tu corazón irradia dulzura, por más que te pese reconocerlo, y de deleitarme con la hermosa ilustración de Gustave Moreau, tengo el placer de concederle a usía un lote de cinco premios, (esto parece una tómbola, jeje), que puede recoger, cuando usía guste, en mi blog principal, (el rojo, como el libro de Mao), de cuyo post facilito enlace:

http://maytedalianegra.blogspot.com/2010/09/premios-que-comparto.html

Ahí verá, el señor poeta triste, posteado un enlace a su hermoso blog y espero que, por un momento, aunque sólo sea durante una décima de segundo, su sonrisa ilumine su rostro y olvide usía todo el dolor que su torturada alma atesora.

Me despido con un respetuoso saludo: ¡hale hop! Jijiji. Hale, a por el premioooo, shiquiloooo!!!

♥ Sussy* dijo...

Precioso escrito
lleno de sentimiento
me encanto leerte
te dejo besos y abrazos
asta pronto.

Desperdigada dijo...

Ha sido realmente un gustoso placer pasarme por aquí otra vez.
no puedo decir mucho porque me dejaste sin palabras...

Amante del Delirio dijo...

La lluvia siempre fue tuya...

Eurice dijo...

Existimos por el cambio y por la espera que a ndie deja indiferente...
Saludos!

V de Tierra dijo...

Como escapar del otoño, como escapar de sus ojos, como escapar de los recuerdos clavados en la piel.. me encanto el escrito! @++

Alice dijo...

Deja que la lluvia lave los malos recuerdos y los pesares...
Un abrazo

Nébula dijo...

me encantó *.*

Samantha dijo...

Ya estoy de nuevo por aquí, para leer esos grandes textos y ver esas bellas imágenes. Aunque he podido apreciarlas cada vez que entraba en facebok ;)

Un abrazo!

Juan Antonio dijo...

Muchas gracias por vuestras palabras. Sólo puedo decir que os quiero.

Gracias en especial a ti, Dalianegra, por distinguir este espacio con tus premios. Les reservaré un lugar destacado y los compartiré con otros amigos y amigas de la comunidad bloguera. Gracias. Un millón de besos.

saudade dijo...

Puf me lo adueño aquí adentro..

Kenza dijo...

Ah! La toilette de Gustave Moreau...
Vous savez combien j'aime ce peintre!
Très belle soirée Juan Antonio

Erato dijo...

Moreau y tus palabras una conjunción perfecta. Al otoño es mejor guiñarle y abrazar la lluvia y las tardes doradas que nos regalará.Un abrazo dorado, Juan Antonio.

Pedro F. Báez dijo...

Exquisita manera de protestar el regreso de un recuerdo otoñal que dejó cicatrices y huellas. Ambarina nostalgia, como la luz de septiembre. Mojada tristeza, como el presagio de un aguacero de invierno. Gusto en visitarte y conocer de tu obra. Abrazos.

CAT dijo...

¿Por que "adios" siempre nos da tantas vueltas en la lengua? Se nos enrosca, da tres maromas y cuando menos nos damos cuenta el maldito "adios" se ha escondido de nuevo en la garaganta. Entonces es cuando uno tiene que dedicarse a convencerlo de salir otra vez.
¿por qué será?

Que cosas tan tontas se me ocurren con tus entradas ¿verdad? lo siento por el momento de divagación.

Saluditos

Indigo dijo...

Y que venga el otoño y venga la lluvia y sigamos abrazando, y abracemos hasta el agua. Un abrazo azul para ti.

Hipatia dijo...

Llueven hojas que, aún todavía bellas, están muriendo. Bienvenido Otoño.
Un gustazo venir a verte.
Beso desde la nave.