domingo, 27 de junio de 2010

DESVARÍOS

"Desdémona" (Gustave Moreau)


Aquel sillón. Los objetos familiares. Cuántas veces dibujó con la mirada ausente el perfil de la librería, las formas gastadas de las viejas enciclopedias mientras recordaba una caricia. Esa misma tarde. Esa única tarde. Esa última tarde.

24 comentarios:

Meryone dijo...

oh, dios!!!

y lo cursi que podría ponerme yo comentando aquí... y lo cínica que soy y por eso no me pongo

besos

Juan Antonio dijo...

Meryone, eres mala. Ya no te voy a querer.

Meryone dijo...

no soy mala...

meryone se pone triste con post y juan antonio le riñe??

jo

Juan Antonio dijo...

Niñita, no te riño, no. Si yo te quiero montones de montones.

carmensabes dijo...

Cómo no recordar aquella caricia, la última. Tantas historias hechas a base de la memoria que ata y deshata a su antojo. Y los desvaríos que buenos son...

Abrazos J. Antonio.

Indigo dijo...

Desdémona desvaría... y, en su desvarío, inventa la caricia.

Erato dijo...

Las caricias que se quedan a vivir en los recovecos de la casa deshabitada, en cualquier objeto que presenció el amor y la despedida toman vida; se enroscan a nuestro cuerpo antes de dormir y con el primer café de la mañana.
A veces y casi de forma cruel, recorren todo como un escalofrío.Hubo mucha ausencia y también mucha vida.Mejor asomarse a la ventana, abrirla de par en par para ver cómo crece la hiedra de nuevo y sonreir, siempre sonreir, amigo Juan Antonio.Abrazo y escalofríos.

PERLA NEGRA dijo...

Caricias inolvidables hay muchas y deben mantenerse guardadas en el corazón, porque a veces no se repiten.

Bellisimo, Juan Antonio.

Besitos de nácar.

Mayte dijo...

Recuerdos, gotitas y momentos de vida y belleza.

Besiño.

Alnilam ريداي dijo...

me gusta definitivamente...

Fernanda dijo...

Y peor, el último o es el mejor o es el peor.
Pf!
Saludos.

Eurice dijo...

las aristas de una biblioteca recuerda la suavidad de unas manos alcanzando un libro, las hojas de un conservan miradas...si estas hablaran de los sueños de quienes leian...

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hola, Juan Antonio. Un hermoso y triste microrrelato que nos habla del amor perdido...Quizás tus vivencias personales te conduzcan a esa nostálgica visión del pasado, a esa perpetua melancolía...Un beso y feliz semana, pese a la nostalgia.

Kenza dijo...

Magnifique Gustave Moreau!
J'ai encore quelques jolis textes pour une ou deux Salomé...
Très belle journée Juan Antonio

Lady Darcy dijo...

Con cada palabra tuya me produces mil y un desvaríos...
un beso.

Juan Antonio dijo...

Abrazos llenos de tiernos desvaríos, querida Carmen.

Océanos de caricias, Índigo.

Los abrazos produces en ocasiones gratos escalofríos, mi muy querida Erato.

Tus besos de nácar me gustan, Perlanegra.

Besiños, Mayte. Tú siempre aciertas.

Definitivamente, Alnilam, me encanta.

Bienvenida, Fernanda. Saludos.

Eurice, creo que ambos podemos imaginar algunos. Un besazo, musa de la oscuridad.

Dulce melancolía a tu lado, Dalianegra. Besos.

Kenza, j'attends impatient cettes deux Salomé.

Desvariemos mucho, Lady Darcy. Beso su mano.

Meryone dijo...

meryone primigenia sigue poniéndose blandita viendo libros en estanterías

jo

Juan Antonio dijo...

Meryone está mimosa. Creo. Y es tan primigenia.

Meryone dijo...

pero tiene nínfulas que agarran sábanas para consolarse, sí...

me vas a decir que no es lo mejor del cuadro???

Juan Antonio dijo...

Lo es.

Alice dijo...

Hermosos desvaríos. Los recuerdos a veces duelen, pero no podemos perderlos, o perderemos un trocito de corazón. Un fuerte abrazo.

Juan Antonio dijo...

Cuánto duele el silencio, cuánto el olvido. Un beso, Alice.

Meryone dijo...

ordeno sólo te enamores de cuadros, de mascotas y de libros

a no ser que tú quieras enamorarte de personas, claro

yo no

besos

Juan Antonio dijo...

¿Qué puedo hacer, niñita, sino obedecerte? Eres Meryone primigenia.

Besos.