domingo, 7 de marzo de 2010

AB AETERNO

"Salomé" (Gustave Moreau)


Una vez más las palabras no bastan. Sólo vale la música, ese prodigio del movimiento de las esferas rasgando los inexpresables océanos del tiempo.

10 comentarios:

El ave peregrina dijo...

Entrada para recordar desde la eternidad o aquello que queda atrás.

Un agarimoso saludo.

elena clásica dijo...

A veces las palabras no pueden expresar certeramente tantas emociones, en cambio otros lenguajes simbólicos llegan directos al subconsciente, como la música, que nos revuelve sin más y nos eriza las emociones.
Muy bello.
Besazos.

Carol Bret dijo...

Como dijo Nietzsche: "la vida sin música sería un error".

Nefer dijo...

La música es aquello que sirve para poner sonido al silencio... bello.

Besillos, cariño.

Mayte dijo...

Y la música lo envuelve todo...absolutamente todo.

Biko.

Meryone dijo...

las palabras nunca bastan aunque algunos nos empeñemos en que sí...

besos

Meryone dijo...

ps. me debes unos violines desde más o menos noviembre... dónde están mis violines

Sureña dijo...

No sé a quién dar las gracias por su existencia... pero qué sería de mí sin ella...

:)

Besos.

Paprika Jonhson dijo...

las palabras estan mejor mientras flotan sobre esas horas ajenas a todo.

Juan Antonio dijo...

Quisiera responder no con palabras, o al menos con palabras tan justas y sonoras como las vuestras, tan ricas en significados, tan abstractas y, no obstante, tan emotivas como las arquitecturas sonoras que la música eleva en complicidad con el tiempo.

Besos emocionados.