jueves, 4 de febrero de 2010

ELOGIO DE LA MÚSICA



Ha tardado. El silencio se hacía ya demasiado largo. Pesaba como un abrigo de nieve sobre las quebradizas ramas de febrero. Y dolía incluso. ¿No es acaso el silencio una forma del olvido?

15 comentarios:

Mayte dijo...

Sí rotundo, para aquellos que han dejado de recordar.

Bikiños.

Nébula dijo...

el silencio es el mayor de los ruidos .*

Carol Bret dijo...

Como dice Manolo Rivas en algún poema que ya no recuerdo: "No puedo hablar contigo y a la vez pensar en ti", así que supongo que el silencio, aunque pueda parecer olvido, es también una invitación a recordar.
Qué interesantes cuestiones nos planteas, amigo mío.
Un abrazo.

Lucía dijo...

"si lo que vas a decir no es mas bello que el silencio,
no lo vayas a decir"

enhorabuena por la adquisicion!!!

carmensabes dijo...

Hay silencios inolvidables y ruidos esperados como silencios..

Un abrazo.

Abismo dijo...

Cierto... silencio, es más ruín de los olvidos

Me ha encantado este texto.

Besos desde el abismo

Erato dijo...

Me encanta lo que hay condensado en estos párrafos, amigo Juan Antonio. No siempre el silencio es olvido. Hay veces que es tan necesario...¿Quién no conoce silencios con presencias que nunca se van? Un abrazo de febrerillo loco y nada silencioso para ti

Nadna dijo...

Tendríamos que sentarnos en silencio y discutir si el silencio realmente existe... y el olvido.

pati dijo...

Amo tus silencios...

Nada como la voz del silencio para aquellos que saben escucharlo, para aquellos que saben entenderlo.

Un beso :)

Nefer dijo...

Un silencio que suena a las notas perdidas de un piano acariciado por unas manos que hablan a gritos...

Un beso, cariño.

Juan Antonio dijo...

Nébula ha vuelto desde ignotas regiones. Meryone se iba pero ya no. Pati ama mis silencios pero su voz cálida y salina es música de cámara. La señorita Carol ahonda en metafísicas cubistas. Carmen hace del ruido devoción estética. Mayte sentencia silencios sin apelación posible. Lucía me sugiere que me calle (ya te vale). Nadna nos invita a su particular laberinto de espejos cambiantes. Abismo me envía besos desde un abismo donde no cabe el olvido. Erato rubrica pasiones en el fragor de la luz del Sur. Pero a ti, Nefer... sólo puedo decirte gracias, cariño.

Anónimo dijo...

Querido Juan Antonio!!
no sè si realmente sea una forma de olvido...
¿y si es solo una forma de lastimar al otro?
ò ¿es una salida para refugiarse?
... que tristes suenan las notas...
un silencio paradojicamente que aturde...

Espero este bien Juan Antonio!
te dejo un abrazo sin distancias, muy fuerte desde Mexico!

P.D: tendràs inconveniente en que le pida a Patricia tu correo?

Aura

Juan Antonio dijo...

Querida Aura, siempre es un placer reencontrarte.

Mi dirección de correo es: el_guia_del_laberinto@hotmail.es

Abrazos.

elena clásica dijo...

HAy músicas que nos acompañan siempre en los más profundos dolores y sublimes alegrías y quizás silencios que también lo hacen.
Besazos.

Juan Antonio dijo...

Cuánta razón tienes, querida Elena.

Un besazo también para ti.