lunes, 27 de julio de 2009

DE SILENCIOS Y OTROS MISTERIOS

"Muchacha en la ventana" (Salvador Dalí)


No dijeron a nadie el lugar donde habían sepultado los retazos de su historia.

domingo, 19 de julio de 2009

NO DIGAS NADA

"The Lady of Shalott" (John Atkinson Grimshaw)


Dime por qué las horas son perros extraviados
en los callejones infames de la noche,
por qué las farolas repiten razones vacías
o besos gastados por la cotidiana tragedia de los años.

Dime por qué los ojos que me miran vestidos de sombras,
desnudos en la indescifrable penumbra,
me están recordando otros ojos.

Mejor, no digas nada.

domingo, 12 de julio de 2009

QUIETUD

"El concierto" (Marc Chagall)


Pero tus manos saben siempre los caminos.
Rozan apenas un milagro de madreselvas
en la oscuridad indescifrable de los jardines,
cuando las luciérnagas hacen tiritar la madrugada
y tú ya no estás, no estás,
pero queda el rumor de tus besos.

No está, me dice una voz insinuante,
ella no está, no vuelve,
no vale la pena esperarla,
qué son unas manos, qué el clamor de un beso,
qué un cuerpo entregado
en el estrépito de la siesta.

Pero tus manos saben encontrarme
incluso cuando no estás.
Me rodean exigiendo su dosis de ternura
cada día, sí, también hoy,
porque te necesito, dices,
porque me das la gana,
porque me gusta jugar a que eres mío
mientras me haces perder la conciencia
en cada muerte dulcísima, en cada abismo.

Luego todo es silencio,
penumbra añil en una alcoba
que se transforma en jardín imposible,
porque la luna dibuja ya tu cuerpo
como un río de plata o un sueño.

viernes, 10 de julio de 2009

QUIÉN DIJO QUE ME HABÍA IDO

"The shrine" (John William Waterhouse)


Le pillan a uno en un renuncio y ya comienzan los llantos y lamentaciones. Que no, Meryone, que no me voy. Que no, Nefer, que no olvidaremos porque nada ha terminado. Que no me voy. O mejor dicho, que aquí estoy de nuevo como el ave fénix resurgiendo de sus cenizas dispuesto a aburrir a mis detractores (lo siento por ustedes, o mejor dicho, no lo siento nada) y a complacer a mis amigos y amigas con mis alardes y fuegos fatuos de diversa coloración.

Que no me voy, digo. O que vengo. Qué se yo. Que estoy, vamos. Que soy. Que sigo siendo y estando en este mundo virtual porque la vida sigue a pesar de que sea julio en el almanaque y otro mes en mi alma.

Para que la felicidad sea completa, reabro también mi Facebook, esa cosa inútil y prescindible llena de pequeñas banalidades.

Si alguien me ha desenganchado de su blogroller, vuelva a ponerme ahí. Pasaré revista y anuncio severas reprimendas. Que no me he muerto, joder.