miércoles, 2 de diciembre de 2009

ETERNOS RETORNOS

"Artistin Marcella" (Ernst Ludwig Kirchner)


—Entonces era tan fácil amar, enamorar a un distraído transeúnte... Bastaba una mirada lánguida, una sonrisa triste, poco más.

—Yo fui uno de ellos, ¿verdad?

Un viento irreal, amenazante, se adueña de la escena. Las palabras no han sido aún articuladas, pero advierten que algo sombrío se ha instalado junto a ellos. Saben que han franqueado la línea de cualquier posible retorno. Aun así, no quieren que el silencio rompa en los acantilados de la nostalgia.

—Este diván nunca debió estar junto al piano.

25 comentarios:

Nefer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nefer dijo...

Mi querido J.A, si no es porque me explicas el sentido de estos "biólogos" (tú sabes ;) me quedaría en la simple concepción surrealista que los rodea. A pesar de que sigo sin entenderlos, me encantan.. y la imagen es una maravilla, siempre consigues poner el cuadro perfecto.

(Perdón, antes me equivoqué).

Besillos

Anansi dijo...

Siento que no hay que entenderlos, solo leerlos y disfrutarlos

Sibila dijo...

Estoy desaparecida, pero por buenas razones. Cuando te leo, sin embargo, por un momento todo parece más sencillo. Gracias por esa sensación.

Un abrazo,
Sibila.

Revangel dijo...

Esa última frase, Juan... ¡aplausos!
Kisskiss

elena clásica dijo...

Cuando se traspasan ciertas puertas, el alama ha aprendido una nueva lección, y el dolor bien merece la pena.
Un blog precioso, lleno de arte, sensibilidad y buenas creaciones.
Saludos.

Mayte dijo...

Todo tiene un fin, aún cuando la razón y las emociones quieran disfrazarlos de cotidianidad, de un sentido de bienestar, algo se rompe y recompone en tan solo dos frases, genial.

Bikiño.

Juan Antonio dijo...

Querida Nefer, en efecto: lo mejor es cuando lo que antes era un monólogo se convierte en un biólogo. Y eso son estos diálogos ominosos. Yo creo que en el fondo sí los etiendes, aunque pretendas lo contrario para que te dé pistas. Un beso.

Gracias por tu visita, Anansi. Es un placer.

Sibila, estamos entonces en paz, porque tus textos serenan mi turbulento espíritu. Abrazos.

Eres un encanto, Revangel. Besos.

Elena, sé bienvenida a mi laberinto. Fue todo un descubrimiento encontrarte. Besos.

Mayte, me alegra mucho encontrarte por aquí. Espero que sigamos coincidiendo. Un beso.

Meryone dijo...

jajajajajajajaj

por qué me había perdido yo este post??

es uno de esos que demuestran que no existimos y estamos en la imaginación de nadna, creo

grandioso

tú me entiendes. es probable que los demás no

besos

Juan Antonio dijo...

Yo te entiendo, Meryone. Aunque sospecho que de un modo intuitivo-automático-surrealista.

Tienes razón. Creo que no existimos en el mundo real. Snif.

No te pierdas. Besos.

Paprika Jonhson dijo...

hoy queria escribir algo de enamorados... pero fue mas bonito leerlo aquí... ultimamente no me salen bien las letras!

Juan Antonio dijo...

Eres muy amable, Paprika. Voy a comprobar personalmente eso que dices. No me cuadra.

Besos.

Sureña dijo...

Hay algunos retornos que no son sanos...

Yo retorno hoy a tu casa después de un pequeño abandono que seguro que tú me perdonas ;)

¿Un diván junto a un piano? a mí me encanta...

Besos.

Juan Antonio dijo...

A mí también me encanta, Sureña. Y no hay nada que perdonar. Ay, por algo te llaman dulce.

Besitos.

carmensabes dijo...

El silencio romperá cuando las olas compriman el ecuador de la vida y entonces nos quedará solamente el tiempo suficiente para reinventarnos.

Un besín.

Juan Antonio dijo...

Querida Carmen, tus palabras me dejan pensativo. Pero yo pensaba que nos reiventábamos en cada mirada, en cada abrazo, en cada abismo.

Un beso.

Erato dijo...

¡Qué maravilla! Tu post me ha dejado totalmente absorta en unas sensaciones difíciles de describir con palabras. Enhorabuena y un beso

Juan Antonio dijo...

Las palabras son lo único que tenemos para expresar el deseo, el miedo, la ternura. Cuántas veces se quedan pequeñas, vacías. Prefiero que las mías provoquen sensaciones.

Un beso, Erato.

Abismo dijo...

Un íntimo retorno a la nostalgia... bonitas letras y cuidadas imágenes elegidas en tu blog...

Besos desde el abismo

Anónimo dijo...

Es muy bueno, buenísimo.
Rigoletto

Lady Day dijo...

Precioso final...

Y sí, la punzada de los fríos de inviernos pasados vale también :)

Juan Antonio dijo...

Océanos de silencio separan ese piano de ese diván. Un beso, amiga Abismo.

Usted me honra, Rigoletto.

Lady Day... lo imaginaba. Es un placer verte por aquí. Besos.

Carol Bret dijo...

No bastará con cambiar el diván de lugar. Hay retornos que sólo son eternos allá... donde el olvido.

Besos.

Iris dijo...

Gracias por la visita. Empezaré a seguirte de cerca...

Iris

Juan Antonio dijo...

A veces me dejas perplejo con tus comentarios, Carol. En el mejor sentido, claro. Besos.

Lo mismo digo, Iris. Un beso.