miércoles, 18 de noviembre de 2009

APROVECHAD LOS ÚLTIMOS DÍAS...

Michel de Nôtre-Dame

Tenía (aunque debería decir tengo) un amigo aficionado a los libros, la filología hispánica, el buen vino y la teología, aunque no necesariamente en ese orden. Francés. Alsaciano. Cuando nos conocimos, debía andar por los cuarenta años; yo rondaría los diecisiete. Siempre he tenido este tipo de curiosas amistades.

Pasábamos juntos los veranos en alguna localidad costera de Málaga o Granada, en la Alpujarra o en Colmar, una pequeña ciudad próxima a Estrasburgo, en el departamento de Haut-Rhin, donde vivía con su familia. Solíamos conversar acerca de la poesía del 27, la filosofía medieval, la transición política española, la movida madrileña... incluso de arduos problemas teológicos.

Profundamente creyente, casi diría intelectualmente creyente, mi amigo intentaba conciliar fe y razón, una vieja e incierta batalla que nunca deja de resultar entrañable.

Lo confieso: me gustaba escandalizar a mi amigo. Algo que le sacaba particularmente de quicio era mi interés en saber si las trompetas del juicio final estarían afinadas en fa o en re. Ahora comprendo que era una broma fuera de lugar y un tanto estúpida.

Yo soy así.

17 comentarios:

Meryone dijo...

aprovechamos y aprovecharemos

yo también hubiera preguntado algo así (y lo sabes)

besos

Carol Bret dijo...

Casi todos hemos tenido alguna vez un amigo intelectualmente creyente.
Yo al mío lo des-convertí, finalmente. Ahora anda por ahí pasándoselo como un enano... de "sindios" en "sindios" ;)

Esos chistes siempre serán bien recibidos en la mesa del señor.

Un abrazo.

Orologiaio dijo...

Pero de ese tipo de confrontaciónes surgen los enriquiecimientos que merecen la pena.

Sureña dijo...

Seguro que, en el fondo, le encantaba esa pregunta...

Si así eres, no cambies, por favor ;)

Besos.

Cruz dijo...

Bueno, cada uno es como es...

Feliz cumpleaños, mi querido J.A

Te quiero.

Juan Antonio dijo...

Lo sé, Meryone. ¿Armadillo sigue airado cual Aquiles? Un beso.

Los amigos intelectualmente creyentes molan. Carol, también tú eres un poco "enfant terrible". Pero me encanta. Abrazo. Y beso.

Tienes razón, Orologiaio. Salvo alguna agria disputa sobre un sacristán (no recuerdo cuál era el texto que comentábamos), las discusiones eran enriquecedoras. Saludos.

No cambies tú, niña del Sur. Besitos con Debussy de fondo.

Gracias, Cruz. Te quiero.

Anónimo dijo...

Te condenarás, irremisiblemnete, por réprobo (creo que nunca te había llamado réprobo: apúntalo).
Rigolero

erato dijo...

La historia de tu amistad peculiar me es cercana. A las personas como tu amigo les encanta ponerse frenéticos con preguntas como las tuyas. Son las preguntas con las que hay debate, uno se puede desplegar en argumentos y filosofías varias.Ahí radica el encanto de la conversación. Y ser como tú está genial. Ah! Y vaya foto preciosa. Un beso

Mj dijo...

Felicidades poeta!

Anonimo dijo...

hola es tahani paseate por mi blog cuando puedas para que veas mis ultimas entradas
http://debajodemilapizexistoyo.blogspot.com/

Juan Antonio dijo...

Me condenaré, Rigoletto. Lo sé. Me gusta la perspectiva. También me gusta ser réprobo. Muchas gracias. Un abrazo.

Llevas mucha razón. El debate vivo y chispeante vivifica y refuerza una buena amistad. O la destroza directamente. Pero no es nuestro caso. Un besazo.

Muchas gracias, Mj. ¿Y esas brisas del Sur?

Hola, Tahani. Me paso en cuanto tenga un ratito. Veo que me escuchas. Mola. Besitos, guapa.

Meryone dijo...

bueno, cual aquiles exactamente ya no

pero airada me hallo, claro

(ristinota dijo...

que estilazo!! me encanta tu gusto pictorico!! muy bueno, si señor! sin duda tu eleccion no tiene desperdicio

:D

saludos!!

Juan Antonio dijo...

Pero... ¿subsiste el armadillo o es historia? Besos, Mery.

Muchas gracias, Cristinota. Encantado de recibirte en mi espacio. Saludos.

Anónimo dijo...

El segundo hijo del mercader de sedas

xiana dijo...

jajaja
qué raro tú escandalizando :P
a mí me gustaría hablar de esas cosas y de muchas otras... ay! que burra soy!

Juan Antonio dijo...

Escandalízanos, querida Xía, no te cortes. Tú puedes.