lunes, 28 de septiembre de 2009

BERCEUSE

"Dormeuse" (Tamara de Lempicka)


Tu sexo envenena los jazmines
si hurtas sombras en mi alcoba,
niña adorada.

Tus besos quiebran las hojas del otoño
si nuestros cuerpos ruedan abrazados,
niña sabia.

Tu boca sabe a madreselvas
si pronuncia mi nombre cuando sueñas,
niña triste.

Tus pechos tibios me adormecen
si la noche nos sorprende cuerpo a cuerpo,
niña amada.

25 comentarios:

Nefer dijo...

Oh! qué preciosidad de poema, tan sensual, tan tierno, tan dulce y pasional a la vez... tiene musicalidad, me encanta la cadencia de sus versos... divino, simplemente.

Besillos

Juan Antonio dijo...

Nefer, mi Nefer, gracias por tus dulces palabras. Para ti esta canción de cuna.

Besos.

Nefer dijo...

Ay! Gracias cariño, has hecho que me salte mi retiro blogueril, pero... como resistirse a esta dulce melodía!.

Besillos.

Juan Antonio dijo...

Los retiros están para saltárselos, niñita mía.

Gracias a ti. Un beso.

Nébula dijo...

se te echa de menos gato .*

Juan Antonio dijo...

Este gato aún recuerda algunas viejas historias en latín. Cualquier día te las cuento.

Un besito, Nébula.

gloria dijo...

Qué maravillosa "berceuse", Juan Antonio... casi escucho su melodía entre los suspiros de esa niña adorada, sabia, triste, amada... y afortunada por estos versos.

Un abrazo.

Sureña dijo...

Eso es lo maravilloso, ser tantas niñas en una sola mujer...

Bienvenido :)

Besos

Silencios dijo...

¿Quién de los dos es más afortunado?¿Ella por poseerte o tú por adorarla?

Mis besos primor

Carol Bret dijo...

Ya sé a dónde se habían ido las musas...

con mi amigo Juan Antonio las nueve.

Y no me extraña.


Abrazos, niño poeta. (Esto es casi una redundancia ;)

Orologiaio dijo...

Me encantó.

:)

Anónimo dijo...

Me encanta el ritmo del poema. Es extraordinariamente bueno. Gracias por compartir tus letras con todos nosotros y permitirnos aprender un poquillo.


Buen día!

Claro

Meryone dijo...

déjanos alguna musa para los demás, jo

sexo que envenena jazmines. quiero...

Sibila dijo...

Cuánta melancolía trae el otoño... incluso más para las noches de los amantes. Vale la pena si te inspira cosas así.

Un saludo,
Sibila

Juan Antonio dijo...

Gloria, esa niña es adorable y adorada. Besos.

Como extrañaba tus palabras, Sureña. Un besazo.

Afortunados son (somos) los dos, Silencios. Un beso para ti.

Si me llamas niño poeta, perderé la inocencia. Un beso y un abrazo, querida Carol.

Abrazos, amigo Orologiaio.

Yo aprendo de ti, Claro. Un beso.

Jajaja, Meryone, adolescente provocadora... Las Musas no están conmigo más que cuando una niñita adorada las convoca para mí entre dulces susurros. Pero te las presto en la medida de lo posible.

Las noches de los amantes se deshacen en azules caricias turbadoras. Un beso, amiga Sibila.

Interrogante dijo...

Que belleza de poema. Felicitaciones.

Anónimo dijo...

Un gran poema: no podía ser menos. Me alegra leerte de nuevo.
Rigoletto

Juan Antonio dijo...

Gracias, Interrogante. Bienvenido.

Rigoletto, estoy por llamarte Copérnico. Un abrazo.

pati dijo...

Si es que no hay duda de que el Otoño es la mejor estación del año... La cadencia de tus versos son la mejor prueba. Deliciosos.

Si pudiese leer tus versos recostada en un Chaise-longe, yo sí que sería una niña feliz ;)

Un beso :)

Juan Antonio dijo...

Fue la luz del otoño la primera que se mostró a nuestros ojos. Es justo que le rindamos homenaje.

Qué bonitas tus palabras, querida Pati. Pero tú eres siempre una niña feliz. No puede ser de otro modo con tu sonrisa. Te lo tengo dicho. Tú sabes.

Besos, gondolera.

Shang Yue dijo...

me gustaría envenenar su alma lo suficiente para no perderlo en cuanto amanezca.
me gustaría besar su adormecido cuerpo con tanta ansía que no supiera rehacer el camino que lo trajo hasta mí.
me gustaría saber que, pese a la distancia, me respira en cada quiebro de voz que susurra mi nombre.

Juan Antonio dijo...

Cielos, Shang Yue... ¿Qué alma se resistiría al veneno dulcísimo de tus apasionadas palabras? Cielos...

Bienvenida. Espero volver a verte. Besos

Meryone dijo...

no soy una adolescente provocadora: soy una postadolescente provocadora

sigues sin conocer ningún profesor de alemán que toque el piano para mí?

besos

Juan Antonio dijo...

Bueno, Mery, pero eso son matices circunstanciales. Meryone adolescente es más Meryone.

Conozco algunos, pero son entes literarios. Los que conozco en la realidad son bastante prosaicos: no recitan a Hölderlin y tocan a Schumann con un estilo que recuerda el inefable lirismo de los niños de San Ildefonso.

¿No te vale un tritón? Yo tengo una sirena y no la cambio por nada.

¿Estás mejor? Cuídate. Besitos.

Anónimo dijo...

Hello,nice post thanks for sharing?. I just joined and I am going to catch up by reading for a while. I hope I can join in soon.