viernes, 8 de mayo de 2009

HOMENAJES: JAMES JOYCE Y LOS MUERTOS



JAMES JOYCE (1882-1941)

Unos golpes ligeros en los cristales le hicieron volverse hacia la ventana. Había empezado a nevar otra vez. Soñoliento, contempló los copos, plateados y oscuros, cayendo oblicuamente contra los faroles. Había llegado la hora de ponerse en camino hacia el oeste. Sí, los periódicos tenían razón: nevaba en toda Irlanda. Caía nieve por todas partes en la oscura llanura central, sobre las colinas sin árboles, caía suavemente sobre el pantano cenagoso de Allen y más hacia el oeste, caía para unirse a las olas de las sombrías y rebeldes aguas del río Shannon. Caía también sobre el desolado cementerio de la colina donde estaba enterrado Michael Furey. Se posaba, espesa, sobre las cruces y lápidas torcidas, sobre los barrotes de la cancela, sobre los yermos espinos. Su alma se fue desvaneciendo poco a poco mientras oía el ruido de la nieve cayendo levemente sobre el universo y cayendo levemente también, como el descenso de su final postrero, sobre los vivos y sobre los muertos.


James Joyce, uno de los más interesantes escritores del siglo XX, nace en Dublín el 2 de febrero de 1882. Estudia con los jesuitas y, posteriormente, en la Universidad de Dublín. En 1904 abandona su ciudad natal en compañía de la que luego sería su esposa, y vive, siempre acosado por la pobreza, en Trieste y París. Tras la ocupación nazi, Joyce se traslada a Zürich, ciudad en la que moriría el 13 de enero de 1941.

Aunque su obra maestra es sin duda Ulises (1922), no podemos olvidar el relato autobriográfico Retrato del artista adolescente (1916) o Finnegans Wake (1939).

Mención especial merece Dublineses (1914), conjunto de relatos breves en el que Joyce despliega su asombrosa maestría literaria. A esta obra pertenece el texto Los muertos, cuyo final dejamos transcrito más arriba.

Entre sus libros de poesía encontramos títulos como Música de cámara (1907) o Poemas, manzanas (1927).

Junto con T.S. Elliot, Samuel Beckett y Ezra Pound, James Joyce representa lo mejor de la corriente modernista anglosajona.

El bellísimo relato titulado Los muertos fue llevado al cine en 1987 por John Huston.



12 comentarios:

Meryone dijo...

a joyce lo he leído poquito (pero poquito poquito de verdad): un par de cuentos (ni siquiera el dublineses entero, lo que no tiene perdón y algún fragmento del finnegan's wake. conoces mi anécdota bizarra con presunto poeta y finnegan's wake, no?

si no, te la cuento en un mail, que aquí no procede

con ulises nunca he tenido tiempo, fuerzas y ganas todo a la vez. supongo que, cuando por fin lo lea, consideraré que tampoco era tan difícil, pero mientras... además, me lo tengo que comprar, que no está en biblioteca paterna (ni en la mía) y sacarlo de una biblioteca, como que no...

besos

Juan Antonio dijo...

Ese e-mail está tardando, jajaja. Lo aguardo ansioso.

Oh, imagen nueva... Todas ellas son tú.

Besitos.

Meryone dijo...

es el cuadro que le enseñé a la peluquera. quiero el pelo de "este" color

tengo que ir a recuperar mi libro de waterhouse de casa de los vampiros, que se lo presté un poquito

y en el fondo sabes que e.b. es tonta. sólo que no lo quieres reconocer

besos

Juan Antonio dijo...

Además, aún no me has enviado foto de tu nuevo look. Grrrrrr...

No vale decir que quiero arrebatarte tu espíritu y esas cosas.

Meryone dijo...

es que no tengo foto...

no me hago fotos nunca, normalmente no me dejo y el amigo que me las hacía ya no lo es. así que, obviamente, no tiene ganas

pero está exactamente del mismo color que la última vez. y hay foto en el facebook

besos

Juan Antonio dijo...

Ya te vale...

MaRipOsiTa dijo...

malosss todosss!!!

yo tambien quiero el color de la mujer del cuadro....jajajajaja mola un monton

besossssss

Juan Antonio dijo...

Sí mola, sí.

Besos, Mariposita.

una mente sin recuerdos... dijo...

muy interesante blog.
hasta luego

Anónimo dijo...

Yo nunca me he atrevido con el Ulises y eso que soy de los lectores que aprieta los riñones y tremina todo lo que empieza (soy de los seis o siete que hemos leído "La saga/fuga de JB"). Tal vez cuando me jubile...
La peli, magistral, de puro sencilla.
Rigoletto

Juan Antonio dijo...

Gracias, una mente sin recuerdos. Bienvenida, amiga. Saludos.

Qué recuerdos ese Torrente Ballester, Rigoletto. Abrazos.

Meryone dijo...

mi reino junto al mar permanece seco, seco y sin naufragios como el de la foto

arnaut daniel era cojonudo

besos