jueves, 9 de abril de 2009

SOLEÁ, DAME LA MANO...

"Procesión de Viernes Santo" (Manuel Cabral Bejarano)

Era Sevilla, calle Adriano,
en tarde de plomo y oro.
Era miércoles, recuerdo.

Sobre señeros balcones,
una lluvia de semillas
desdibujaba el albero.

Los niños soñaban muertos
con celestes Baratillos
y nubarrones de incienso.

Fui miércoles, bien lo recuerdo,
enredado en tus silencios
y envenenado en tu cuerpo.

Era Sevilla, calle Adriano,
en noche de lunas rotas.
Yo estaba solo, recuerdo.

Soleá, dame la mano...

17 comentarios:

Nébula dijo...

Yo estaba solo, recuerdo.


.*

Anónimo dijo...

También te trabajas los metros tradicionales. Etres una caja de sorpresas, Ja. Sorpresas, ciertamente notables. Siempre te lo digo poéticamente: ¡publica, coño!
Rigoletto

Anónimo dijo...

Estoy con escasísimas ideas, así que encárgame otra cosa, a ver si salgo del dique seco.
Rigoletto

Juan Antonio dijo...

¿También tienes esos recuerdos, Nébula?

Rigoletto... ¿qué tal algo sobre los últimos años de José de Mora, la muerte de su esposa, la locura, la soledad, su retiro en la casa del Albaicín? Un personaje sugerente que puede dar mucho juego. Abrazos.

Anónimo dijo...

Trataré de cumplir tus deseos, amo. Ahora he empezado un relato lleno de pervesiones. Se llamará "Muselinas" ¿No suena ya a pecado de los más mortales?
Rigoletto

Babbilonia dijo...

Me ha gustado todo, el poema (oda a una soledad doliente) , la imagen (como nos siendo de Cabral Bejarano), y el título, ahora marcha procesional de los Font a la Macarena, antes, saeta de un preso de la cárcel del Arenal.
Todo evoca a incienso y a madrugá.

Un abrazo

Suri, l'apprendista dijo...

Arte y esencia... Arte de artesano, de trabajar la palabra con paciencia y delicadeza.

Un gran poema, amigo. Un gran abrazo.

Accimuttt dijo...

«Soleá, dame la mano...»

—Ten, mi mano...

Besos y un fuerte abrazo compañero.

Juan Antonio dijo...

Uf, eso suena a pecado de lo más mortal. ¿No era yo el de la refinada perversión? Me ganas por goleada, querido Rigo. Estoy deseando leerlo para acabar de condenarme. Un abrazo.

Gracias, querida Babbilonia. (Bueno, en realidad fue la Esperanza de Triana la que inspiró esa "Soleá, dame la mano". Perdóname la rectificación, te lo ruego.) Sabía que esta entrada te diría muchas cosas. Besos.

Gracias, Suri. Abrazos.

Ay, esa mano, Accimuttt. Y qué falta que hace. Besos y abrazos.

Meryone dijo...

los niños soñaban muertos, claro

ser niño es lo único todavía más terrible que ser adolescente

claro que hasta los adolescentes más encantadores pueden terminar por convertirse en gilipollas

yo sigo siendo adolescente, claro. así voy. así va todo

odio esta ciudad. merde!

Juan Antonio dijo...

Mery, ¿significa eso que estás en "esa" ciudad? Tú siempre serás adolescente. Te lo prometo.

Besos.

Nefer dijo...

Bonito texto.. aunque no sé como suena una soleá.

Besillos.

Juan Antonio dijo...

Gracias, Nefer. La versión que te he enviado tienes unas imágenes cutres, pero suena bien. Espero que te haya gustado. A mí me parece inspiradora.

Besos.

Nefer dijo...

Gracias por la información extra J.A ya sabes que yo no soy muy seguidora de este tipo de música, será que no sé escucharla y apreciarla como es debido, pero esta pieza es bonita.

besillos.

Juan Antonio dijo...

Queridas/os, os recomiendo un texto del amigo Rigoletto. Se titula "Muselinas". No os lo perdáis. Especialmente los que deseéis condenar vuestra alma en gozosos devaneos:

http://blogs.ideal.es/
rigolettobloguero/2009/4/13/muselinas

Una delicia, Rigoletto. Gracias.

Anónimo dijo...

i very much love your own writing choice, very useful,
don't give up and also keep posting seeing that it just that is worth to look through it.
looking forward to browse much more of your current article content, stunning day ;)

Setefilla Almenara J. dijo...


Claro, uno va a Sevilla en la Madrugá, cuando los nubarrones de incienso, o la petalá, y mira pasá la soleá de la Esperanza de Tria
na, y uno, máxime si es poeta, tiene, por necesidad, que regresar altamente sugestionado por aquella mística que huele inolvidablemente a azahar, y agarrar el lápiz...

"Los niños soñaban muertos
con celestes Baratillos
y nubarrones de incienso."

Pues eso, una estrofa y poema altamente sugestivos.

(Ahora me han dado ganas de escuchar marchas de Semana Santa)

Setefilla