miércoles, 29 de abril de 2009

EL POETA PIDE PERDÓN

"Puesta de sol en Etretat" (Claude Monet)


Si un día falto
a tu cita fragante de alhelíes y madreselvas,
perdóname, amor.

Si me voy sin esperar la primavera,
sin despedirme del mar ni de mis hijas,
sin decir lo que siento,
perdóname.

Si os dicen que volví a la tierra
antes de las primeras rosas,
sabed que a pesar de todo os quise;
sabed que os quise incluso en el silencio,
incluso en la distancia infinita que nos une.

Sabed que soy también uno de vosotros,
que en el abismo vertiginoso de la soledad
somos iguales,
porque hemos presentido esta noche la misma luna amenazante.

Perdonad si no digo adiós,
si mis últimas palabras no valen para el mármol,
pero no creo que sea para tanto.
Al fin, nutriente mineral o halo luminoso,
mis sueños permanecen en vosotros.

29 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Escribí este poema hace siete años. En su momento respondía a un propósito bien definido: era una despedida. Despedida de seres concretos y circunstancias concretas de mi vida. El hecho de haberlo recordado y traído hoy hasta aquí debe obedecer también a alguna razón. Seguramente es de nuevo una despedida.

Tal vez todo cambia y nada cambia. Pero tenemos que estar listos para abandonar todo aquello que una vez nos fue familiar. Este hecho, previsible, ridículamente trágico, obsceno en sí mismo, nos une, nos iguala en un destino compartido.

Ayer te lo dije: te dedico estos versos especialmente con mi gratitud y cariño. Sé que tú comprendes por qué hoy no podía poner otra entrada más que esta.

Nadna dijo...

Época de despedidas y cambios. Abandonar todo lo que nos es familiar es una experiencia muy dura (te lo digo yo, te lo vengo diciendo desde el ovillo desde que nos conocimos). Pero cambiar tambien puede suponer renacer.

Es una esperanza.

Un beso

Anónimo dijo...

Estos versos tan hermosos, tan sensibles, emocionan tanto que he tenido que ir corriendo a buscar un pañuelo. No se puede pedir ni cabe más sentimiento en unas palabras.

¿Te he dicho alguna vez todo lo que te admiro?

Besos,

Claro

Nébula dijo...

Sabed que soy también uno de vosotros,
que en el abismo vertiginoso de la soledad
somos iguales,
porque hemos presentido esta noche la misma luna amenazante.

Somos los mismos en una misma tristeza

.*

Agua dijo...

Juan Antonio unos versos de lo mas sentidos que he escuchado nunca...realmente preciosos y con el sabor amargo del dolor.

Cambiar es bueno, a veces. Espero que en tu nueva etapa renazcas con mas fuerza que nunca...

Un beso

Meryone dijo...

tuve un sueño freudeano (tan sumamente evidente que me da vergüenza) sobre cambios y mudanzas

mudam os tempos, mudam as vontades, que decía aquel...

supongo que a veces se puede perdonar. claro que hay otras que...

de cualquier modo, ama quiere, apoya y mima a su golem. claro

y quiere mimos de vuelta

besos

Juan Antonio dijo...

Ese ovillo lleno de sabiduría... Lo sé, Nadna. Besos.

Es recíproco, Claro. Un beso.

Nébula... ¿Me das un abrazo?

Gracias, Agua. Tus palabras reconfortan. Un beso.

Meryone, ¿Freud? Oh. Eso puede ser grave. Golem necesita mimos. Y promete devolverlos.

Meryone dijo...

golem necesita mimos? ama también, que sueña con freud y cosas chungas

bueno, afortunadamente no estaban ni freud ni gente rara vestida de griegos (hasta allí podíamos llegar!)

aunque, si promete devolverlos, mimos para golem antes, claro

y me debes un muac

besos

Juan Antonio dijo...

Prometo, prometo. Y debo muac. Todo será debidamente entregado.

Sureña dijo...

Pedir perdón y despedirse son dos de los actos más humanos del hombre... y tú los expresas con mucha humildad.

Besos

Meryone dijo...

folerpa ronroneante manda saludos

ama manda besos

Anónimo dijo...

Tristísmos versos. Y preocupantes. ¿Estás bien?
Un abrazo,
Rigoletto

Juan Antonio dijo...

Sureña, tu voz cálida siempre, tu dulzura. Besos.

Adoro a Folerpa. Y a Meryone. Claro. Tú sabes.

Querido Rigoletto, estoy bien. Es sólo que los fracasos y las decepciones nunca vienen solas. Un abrazo.

añil dijo...

Preciosos versos.

Carol Bret dijo...

Yo me mudé hace tiempo al barrio del eterno retorno, donde habita el olvido en la calle melancolía.
Me siguen dando pena las cosas que van pasando y quedan atrás, pero siempre llegan otras.
Por eso, por las que vendrán, un brindis, compañero.
Salud!
Y vuelta a empezar.

Juan Antonio dijo...

Añil, gracias...

Un brindis contigo, Carol, por lo que haya de venir.

Besos.

Meryone dijo...

por adquirir malas costumbres, te había contestado allí

yo quiero conocer versados en la materia de adorabilidad de meryone

(ahora que está pelirroja es más o menos adorable?)

besos

Juan Antonio dijo...

Siempre me pareces adorable en grado superlativo. Lo que sucede es que el tono rojo del pelo te hace más doncella prerrafaelista, más Waterhouse, lo cual es un valor añadido. Si ello es posible.

Pero debo advertirte algo: la materia de tu adorabilidad no es ciencia baladí, sino que requiere raras habilidades y agudo entendimiento. Más que nada, si el supuesto adorador espera ser correspondido por alguien de tan exquisita genialidad como Meryone.

Besos. (Que deben ser devueltos una o varias veces.)

Meryone dijo...

sean varias veces devueltos los besos, pues

temo que tan poco baladí es la cuestión de mi adorabilidad que no quedan adoradores (salvo jose y tú, claro)

pero nunca se sabe...

besos que yo también exijo sean devueltos

Juan Antonio dijo...

¿Acaso no te basta con nuestra común adoración? Mejor no respondas. Pero me consta que tus adoradores son legiones. Disimulas por no celarme.

Snif.

Meryone dijo...

a mí no me consta tal cosa, pero mi golem sabe más del tema, que para algo lo es

quiero que se acabe la tarde!! estoy cansada de estar aquí!!

besos

Meryone dijo...

que se acabe!!

bueno, queda menos de lo que yo pensaba...

mi golem es eficiente

besos

Juan Antonio dijo...

Me harás ronronear.

Mj dijo...

No sé por qué, pero siempre he preferido despedirme con un "hasta luego"...quizá es que cuesta decir adiós, hasta escribirlo me duele.
Y, sin embargo, es tan necesario el perdón...

Besos!

Juan Antonio dijo...

Querida Mj... sí, pero a veces no hay nada mejor que decir adiós.

Besos.

Sibila dijo...

Le comunico oficialmente que ha sido usted definitivamente aupado (en una sesión plenaria con los votos a favor de todas mis neuronas, mi hipófisis y mi hipotálamo) por unanimidad y aclamación a mi Parnaso personal.

Y además, se me han saltado las lágrimas.

Más que bellísimo, sublime.

Juan Antonio dijo...

Ups. Me sonrojo cual tímida doncella.

Besos.

Setefilla Almenara J. dijo...

Conmovida asisto a esta despedida unos años después, ya ves, es lo que tiene aquello que está bien escrito, que perdura. Bienvenida tu poética en el dominical.

Sete




g dijo...

Dulce despedida, para acallar el dolor.