domingo, 5 de abril de 2009

ABRIL Y OTRAS CRUELDADES

"Nenúfares" (Claude Monet)



El otro día leí en el blog de mi amiga Meryone una entrada titulada Abril es el mes más cruel... El motivo central era el poema de T.S. Elliot de La tierra baldía que comienza con los versos:

Abril es el mes más cruel, hace brotar
lilas del interior de la tierra muerta, mezcla
memoria y deseo, despierta
raíces inertes con lluvia de primavera.


Como era de esperar de su habitual dialéctica apasionada y melodramática, el tema principal derivó en otros asuntos aparentemente alejados del mismo. Lo importante era subrayar la belleza terrible, certera, siniestra de esos versos que abren de forma magistral "The buried of the dead". Y me hizo pensar.

Sí. Abril es el mes más cruel. No cabe duda. No sólo porque hace surgir la vida de la podredumbre, que eso en sí no es malo. También porque nos despoja con sus galas insultantes de la seguridad confortable de la muerte en su versión invernal. También porque nos arrebata un padre, un nombre, un amor. Y todo a cambio de nada. Porque él lo vale.

Antes amaba abril, lo aguardaba pacientemente desde las heladas brumas de enero. Era promesa, renovación, símbolo de una modesta y razonable eternidad. Traía a mis atardeceres las primeras rosas, racimos violetas de glicinias, cielos morados, rojizos. Tenía la dulzura de unos ojos del color de la miel. Sonaba a Mahler, a Debussy. Tantas cosas.

Ya no. Ahora no. Nunca más. Abril es verdaderamente el mes más cruel. Lo intuyó Elliot al pensar en los muertos. Lo sintió Meryone al descender desde los iluminados versos del poeta a los misterios del Cuento del Grial para acabar mencionando el precio de la coca. (Ella es así.)

Sí. Abril es el mes más cruel. Y lo sabe. Ahora también yo.

11 comentarios:

Carol Bret dijo...

Rompo la lanza que me habéis clavado en el pecho en favor de Abril, el mes más hermoso donde los haya. Aparte de eso,
todo lo demás es cierto ;)
Y ciertamente hermoso,
amigo lacrimoso.

Nébula dijo...

si la crueldad estuviera sujeta tan sólo a un mes del año que felices seríamos :(

Agua dijo...

A mi tampoco me gusta el mes de Abril, la primavera me sienta fatal, desde siempre. Aunque mi hastío es para el mes de Diciembre. Un mes donde el frio congela corazónes y de vez en cuando rompe alguno en mil pedazos como un trozo de hielo que cae al suelo. En realidad, desde Diciembre creo que no me gusta ningún mes...
Animos que ya queda menos para que se acabe este més y llegue el mes de mayo, que con un poco de suerte, traera alegria a nuestras vidas. Besos!

Julieta dijo...

Abril y otras crueldades...
acá tampoco es un mes alegre, apaga corazones y empieza la sequía; siempre con pérdidas anda el corazón.

Anónimo dijo...

La vida es creuel, pero sólo doce meses al año. De lo demás se encarga nuestro sistema ilusorio, más decisivo que el digestivo o el respiratorio.
Rigoletto

Nefer dijo...

Abril también me ha quitado a mi muchas cosas, aunque no ha sido el único mes... aunque nunca me había parado a pensarlo... demasiados meses demasiado crueles... supongo que para compensar alguno habrá que haya dado algo... o al menos eso espero... porque si no, apaga y vámonos.

Besillos.

Orologiaio dijo...

Lo de aguas mil no te dice nada?

:P

Nadna dijo...

¿Es necesario que te diga que siento tus pérdidas? Sé que no, pero no siempre hacemos (únicamente) lo necesario. Y un consuelo: Abril, como todo al fin, también se acaba.

Un beso.

Juan Antonio dijo...

Gracias, amigos, por los comentarios. Sí, pasará. Sin duda.

Babbilonia dijo...

Aunque el texto es precioso, difiero de la calificación que se le hace a Abril. Yo lo considero un mes de vida, vida que sale de la tierra que tiene la vitalidad de los que se fueron.

Un abrazo

Juan Antonio dijo...

Una hermosa interpretación, querida Babbilonia.

Besos.