martes, 24 de marzo de 2009

SILENCIO

"Andrómeda" (Tamara de Lempicka)


Si acaso fuera el hombre como un soplo de brisa,
una luz que se enciende en la impenetrable noche;
si fuera la mansa voz que el ánimo serena,
entonces no cabría en estas manos la nostalgia.

Si no se alzara un ángel traspasado de luz,
de furiosa belleza ebrio, enloquecido,
mostrando su reino de callejas infames,
no temblaría una espada alzada contra el cielo.

Si la humilde semilla que tu mano esconde
no estuviera muerta y ajada desde siempre;
si no arrastrara la estéril sangre de lo imposible,
altas ramas mecerían mis palabras.

Si no mintiera el olvido,
espesa nube que nuestra dicha somete imperiosa;
si no desplegara sobre el mundo su mancillado, negro palio,
entonces no habría sino silencio.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada vez estoy más convencido de que deberías ser un autor de culto en colecciones igualmente de culto (Hiperión, cosas así). ¿Por qué no se te edita?
Rigoletto

AAN dijo...

A veces es justo eso lo que necesitamos, silencio, nada más.

Beso

Meryone dijo...

Reminiscencia

No podía dejar de amarla porque el olvido no existe
y la memoria es modificación, de manera que sin querer
amaba las distintas formas bajo las cuales ella aparecía
en sucesivas transformaciones y tenía nostalgia de todos los lugares
en los cuales jamás habíamos estado, y la deseaba en los parques
donde nunca la deseé y moría de reminiscencias por las cosas
que ya no conoceríamos y eran tan violentas e inolvidables
como las pocas cosas que habíamos conocido.

Cristina Peri Rossi

Meryone dijo...

no son versos largos y cortos, son largos

desventajas del espacio de los comentarios

besos

Anónimo dijo...

Qué hermosura, ha sido un descubrimiento tu blog.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

A veces el silencio es la forma más inteligente de seguir adelante, ¡pero sólo a veces!

Juan Antonio dijo...

Si puedo elegir, preferiría ser autor maldito. (Aunque a lo mejor lo soy, ahora que lo pienso.) Abrazos, Rigoletto.

Y dizque había una hermosa amapola sabia y adorable. Besos rojos.

Tenías que ser tú, Meryone. Gracias por ese obsequio. Te debo un doncel. Besitos.

Gracias, Anónimo. Saludos.

Cierto, Gregorio. Un abrazo.

Gracias por vuestros comentarios en este tiempo de silencios.

Nefer dijo...

A veces los silencios son necesarios para pensar, para curar heridas, para restablecerse...

Bonito poema.

Besillos.

MaRipOsiTa dijo...

malosss todosss!!!

silencio? olvido? la primavera entró el viernes pasado día 20 a las 14:00 h...silencio decís? ruidooo, mucho ruidooooo, colores, primavera, flores, cantos al amanecer..!!! silencio decís? silencio por qué...viva el ruidooo, los tambores, las trompetas y el claxon de mil bicicletas...incluso los estornudos de las alergias...

besosss

Agua dijo...

El silencio nos envuelve para reencontrarnos con nosotros mismos... bonitos versos, precioso poema. Un besazo!

Juan Antonio dijo...

Gracias, Nefer, lo comprendo. Besos.

Irrumpes con estrépito en este elogio del silencio, Mariposita. Tal que la banda del Carmen de Salteras tras el paso de la Caridad del Baratillo en la Campana. Jajaja. ¡Malos todos! Beso.

Silencio en las profundidades abisales. Besos, Agua.

Anónimo dijo...

El silencio siempre es la mayor de las mentiras, la mas dolorosa...

Juan Antonio dijo...

El silencio puede ser una mentira, o puede ser la más deslumbrante de las verdades.

pati dijo...

Me encanta Lempicka.
Junto a ella y en silencio leo tus versos, y con ellos me arrastro allí donde me lleve el olvido.

Besos :)

Juan Antonio dijo...

Donde nos lleve el olvido, Pati, a la orilla sin tiempo en cuyas arenas están escritas todas las palabras, todos los versos.

Un beso.

Anónimo dijo...

Estaba buscando algo y he llegado aquí. No sé si de culto o maldito, pero sabes que te rindo pleitesía como autor y como hombre. Cual humilde y entregada vasalla, te leo, te admiro y aguardo a que ejerzas conmigo, no una noche, sino todas las de la eternidad, el derecho de pernada.
Ya no recuerdo qué buscaba.
Tantos besos como estrellas hay en el cielo.

Juan Antonio dijo...

OMG.