martes, 17 de febrero de 2009

MÚSICA CON HISTORIA (8)

WOLFGANG AMADEUS MOZART
Concierto para piano y orquesta número 21 en do mayor, K 467
Andante

Estrenado en 1785 en el Teatro de la Corte Imperial y Real de Viena, el concierto para piano en do mayor, K 467, es una de las piezas más inspiradas de Mozart. También uno de los más populares ejemplos de esta forma musical tan querida por los autores clásicos y románticos.

En esos años, Mozart ha cometido la audacia de desembarazarse de sus amos. Es uno de los primeros compositores que organiza conciertos públicos con la intención de sacar la música del selecto y reducido círculo de la corte y, al propio tiempo, librarse de la tiranía de los odiosos aristócratas y los mezquinos príncipes de la iglesia que se empeñan en tratarlo como a un lacayo.

Escuchamos el segundo movimiento, Andante, una página impregnada de dulzura y melancolía, siempre regida por el exquisito equilibrio que caracteriza al genial compositor salzburgués.

Siempre Mozart, él, elegido de los dioses...


8 comentarios:

Lía Vega Erao dijo...

Esta vez prefiero a Bach....

Besos Nazaríes.

Anónimo dijo...

Qué maravilla el piano. Así da gusto trabajar!

Claro

Nefer dijo...

Sin ser algo que me facisne, tento que reconocer que es muy bonita la composición... transporta.

Besillos

Juan Antonio dijo...

Bach... buena elección. Besos, Lía.

Clarito, sabía que eras mozartiana. Besos.

Nefer, no es MJ, pero tampoco está mal. Jajaja. Besos.

Anónimo dijo...

Lo oigo luego. Lo he leído y sabes mucho tú, pero te recuerdo que hoy era un poema.
Abrazos mil,
Rigoletto

Meryone dijo...

estaba griposa y no podía, jo...

hoy ando con elvis, que no tiene nada que ver con mozart

y me quiero ir a mi casa!!

besos

Comtessa d´Angeville dijo...

Se agradecen infinitamente esos profiteroles. Mi primer perro se llamaba Mozart.

Juan Antonio dijo...

Rigoletto, no me riñas, que estoy sensible. Abrazos.

Mi Meryone, al fin, que ya la echaba de menos. No te pongas malita tú. Besos.

Oh, qué honor. Nada menos que una condesa me honra con su visita. Gracias, señora. Tocáis el piano, me han dicho. Me place. Besos.