martes, 24 de febrero de 2009

HUMOR (1)

ROWAN ATKINSON
"Mister Bean en la iglesia"

En 1990 nace en la Independent Television una serie de humor titulada "Mr. Bean", protagonizada por Rowan Atkinson.

Británico, absurdo, ridículo, compulsivo, entrañable y genial, Mr. Bean tiene un osito de peluche y un Austin Mini que cierra con un candado y que suele provocar incomprensibles colisiones.

Mr. Bean se caracteriza, ante todo, por no resolver jamás las situaciones en la manera en que podría hacerlo cualquier otro ser humano.



14 comentarios:

Carol Bret dijo...

Qué bien me ha sentado volver a verlo.
La primera vez fue en La princesa prometida oficiando "ed matrimodnio" y luego en la TVG con sus aventuras en serie.
Larga vida a Mr Bean!
(recién rescatado de donde el olvido)

Carol Bret dijo...

Pero qué tonta estoy! No era el cura de La princesa prometida. Sin embargo recuerdo su misma cara haciendo de cura en una escena. ¿Lo soñé? Ay ay ay

Nefer dijo...

Carol, la escena que dices es de "4 bodas y un funeral"... creo.

Nunca me ha gustado demasiado Mr.Bean, aunque algunos sketches tienen su gracia. Este de la iglesia es de los buenos.

Besillos.

AAN dijo...

Recuerdo uno de sus episodios, con un mini en un parking... Dios, lo que me pude reír con él :)

Besito.

PD: genial lo que dices de mi nadadora de cine antiguo :)

Juan Antonio dijo...

Larga vida! Un personaje gratificante para el espíritu. Besos, Carol.

Yo corro el riesgo de fenecer de risa con él. Besos, Nefer.

Besos, AAN. Es que tú me inspiras.

Meryone dijo...

mister bean es adorable. además de hacer de cura en cuatro bodas y un funeral, es ginecólogo en nueve meses y vendedor en love actually (y creo que es el papel fuera de la serie en que más me gusta)

cuando lo pasaban en la gallega (allá sería en otra, supongo), el que era mi mejor amigo se le parecía mucho. no sólo físicamente, que también, sino en la capacidad para enredar las cosas más simples hasta convertirlas en situaciones de lo más surrealistas

dios, cuántos años puede hacer de eso?!

por lo demás, chejov mola. mola mucho

besos

MaRipOsiTa dijo...

malosss todosss!!!

me encanta de siempre Mr. Bean, por la cantidad de gilipolleces concentradas que puede hacer por segundo y todas practicamente por la propia inercia de la estupidez que al pobre le persigue, sin tener él la culpa de ná, jajajajajajajajajajajajajajaj

MaRipOsiTa dijo...

por cierto, Dama del Medievo, creo que ya sí te dejará comentar en mi blog, es que no lo tenía bien configurado...

besoss

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Tenía una cinta de vídeo llena de episodios de Mr. Bean. Mis hijos eran pequeños y se partían de risa. Nos los sabíamos de memoria.

Anónimo dijo...

jo, q oportuno este vídeo hoy. Resulta que un/a sinvergüenza me ha hecho añicos hoy el coche y se ha dado a la fuga. Todo ocurrió cuando dejaba a los niños en el cole y cuando volví al aparcamiento me encontré con la puerta del conductor totalmente metida hacia adentro.

Anda, y yo desahogándome en este blog. Bueno, perdona que te deje estas palabras, jajaja, pero al ver el vídeo, he pensado si no habrá sido Mr Bean. Antecedentes tiene...

El chiste... 900 euros según el taller. Manda webs...

Besos,

Claro

Juan Antonio dijo...

Meryone, como cuando alguien toma por equivocación su tarjeta de crédito en unos almacenes y, en lugar de hacerlo saber, emprende una arriesgada maniobra de sustracción y sustitución que le conduce a encerrarse con esa persona en el interior de un retrete. Es adorable. Y genial. Y Chejov mola mucho. En otro estilo, claro. Besos.

Mariposita, malos todos!! Besos. (¿En serio te vas a traer la cámara mañana? A ver si va a salir en la foto el fantasma de la niña.)

Hay varias recopilaciones de los episodios. Impagables. Abrazos, Gregorio.

Claro, seguro que no ha sido Mr. Bean. Él colisiona con gracia. Cuánto lo siento. En estas cosas uno siempre debe encontrar un argumento que relativice la gravedad del suceso. Por ejemplo: "Menos mal que sólo ha sido la puerta, porque si en vez de eso..." y entonces se expone otro acontecimiento sensiblemente más truculento. Ánimo. Que todo lo malo sea eso. Besos.

Anónimo dijo...

Para mí, el episodio del dentista. Genial.
Rigoletto

Mari Carmen Rueda dijo...

He visto prácticamente todos los episodios que han echado en televisión, a mí me parece genial, con él la sonrisa está asegurada.Recuerdo la manera más rápida de pintar una habitación, jejeje.
Saludos.

Juan Antonio dijo...

Ese es genial, Rigoletto. ¿Y el de la piscina? Jajajaja. Abrazos.

Amiga Mari Carmen, no recuerdo ese episodio al que te refieres. Pero suena prometedor. Un beso.