sábado, 10 de enero de 2009

COLEÓPTERO


Ella estaba en su cama. A veces, él fingía ser un esclavo seducido por su dueña, una inconstante patricia romana. Abandonada, lánguida, mórbida como una odalisca, recibía el pago de su belleza en la moneda fraccionaria de los más turbadores versos.

Él susurraba en su oído palabras excitantes, prometía deleites y caricias enloquecedoras, siempre jugando a ser esclavo de su dueña en la penumbra de una tarde sin tiempo.

De pronto él lo dijo. Sin saber por qué ni cómo. Aquella palabra surgió de sus labios en los que aún restaba el sabor y la escarcha de los misterios de un cuerpo entregado.

Lo dijo. Pronunció aquel término que resonó como un dislate en sus orejas pequeñas, deliciosas. Su cuerpo voluptuoso de diosa antigua se tensó y sus labios dibujaron una extraña mueca. Sí. Él lo había pronunciado con toda claridad. Incluso lo había repetido una segunda vez:

—Soy un coleóptero que recorre infatigable todo tu cuerpo y lo siembra de besos diminutos. Tu coleóptero…

37 comentarios:

Meryone dijo...

oh, mein gotttttttttttttttttt!

eres proteico como merlín. o como aquel personaje de un capítulo de futurama que tenía siete bodas con siete criaturas en siete castillos distintos el mismo día. el que leela pensaba que era otro cíclope

recuerdas?

eres proteico y nos has dejado asustados a todos. mucho

beso

utopía dijo...

Me tiene preocupada la extraña mueca de ella. ¿Qué tipo de mueca extraña podrá ser? Una escena sin fin.
Delicioso.

Meryone dijo...

un poquito...

tenía la guardia baja y tengo carencia de donceles que se rindan a mis pies

donceles reales, digo. no de hielo ni de ningún material frío

dónde se habían metido todos los donceles anoche? y eso que barajé tres y ninguno era de hielo!

eso pasa por barajarlos

eso sí, estuvimos en el paraíso perdido (un bar maravilloso de la zona vieja) y tuvimos a un grupo de ángeles del infierno en la mesa de al lado

pero ni en el paraíso perdido ni en el hula había donceles ayer. ni caballeros, si me apuras

no había nada

pero hacía un frío de cojones

beso

Meryone dijo...

oh, y me he cruzado con carol...

Meryone dijo...

aquí y ahora, sí

para tí es utopía, pero se me fue

para mí siempre fue carol

los donceles tal vez se congelaran con el frío. como no tienen mi bufanda nueva, que me puedo poner de vestidito con un poco de buena voluntad...

beso. me voy a la ducha y al mundo

Juan Antonio dijo...

Meryone, pequeña criatura vampírica, ya quisiera yo ser proteico. ¿Te he asustado? Jo.

¿Tienes carencia de donceles que se rindan a tus pies? Es que los donceles de ahora no son como los del siglo XIII.

Yo quiero ir al Hula y al paraíso perdido. Jo.

Besos.

Juan Antonio dijo...

Utopía, esa mueca tal vez fue de desconcierto, incluso de desagrado. Pero pronto se transformó a su vez en una sonrisa llena de complicidad.

(Lo sé porque estaba allí.)

Besos.

Djuna dijo...

me ha gustado bastante este blog!!

parece una película proyectada en una sabana transparente.

Una invitación colgada en el viento.

utopía dijo...

Vale!!!
Ahora me gusta mucho más. Touché.

Djuna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nefer dijo...

Una diosa, un amante que juega a ser esclavo, un juego de seduccion que se rompe por un coleoptero... me puedo imaginar la cara de la diosa ante tal revelación.... ^_^

Un texto muy bello J.A... besillos.

Juan Antonio dijo...

Gracias, Djuna. Seguimos en contacto. Besos.

Utopía o Carol, enchanté.

Nefer, gracias por un comentario tan bello. Besos.

I. Sierra dijo...

Me ha parecido una buena combinación para representar esa escena. Me alegra saber que te ha gustado.

Un saludo!

Lia dijo...

Quien no se ha sentido amada así, quien no ha sido acariciada, besada, adorada haciendo q el tiempo se detenga en cada céntimetro de su piel y su contorno, en su respiración entregada esq quizás, solo quizás, nunca fué amada...
mmmmm me encantó, como no iba a encantarme algo así ;)

"Soy un coleópteo q recorre infatiggable todo tu cuerpo y lo siembra de besos diminutos..."

Sin ninguna duda me sorprendes, eres maravilloso.

Un enorme beso.

Meryone dijo...

cucú

(volví)

Anónimo dijo...

Más que turbador. Incitante. Muy bueno.
Rigoletto

I. Sierra dijo...

Sí, son todas mías, es como una afición jaja.

Un saludo!

Juan Antonio dijo...

Irene, jajaja. Te respondo allí. Gracias. Un beso.

Harás que me ruborice, Lía. Tú eres un encanto. Sí. Besos.

Meryone, cucú.

Gracias, Rigoletto. Yo también quedé perplejo ante estos acontecimientos. ¿Seré proteico realmente? Un abrazo.

I. Sierra dijo...

Un muy buen regalo, sin duda. Yo me las apaño como puedo con una simple digital KODAK EASYSHARE, nada del otro mundo. Pero sigo diciendo que lo importante no es la cámara (aunque ayude mucho), sino la imaginación, el ingenio y el empeño que se pone al hacer las fotos.

Ale, a hacer fotos! un beso!

Anónimo dijo...

Bien pensando es algo maravilloso que te digan que quieren ser tu coleóptero. Porque los coleópteros sobreviven hasta a una explosión nuclear, se meten por cualquier entresijo, en este caso del cuerpo, y se reproducen que da "gusto", como las sensaciones :-).

Sí, no está mal tener un coleóptero así.

Muy buen relato, sin duda.

Claro

Meryone dijo...

pero es que no había ninguno

ninguno!!!!

jo

cómo iba a ir bien el mundo si yo no ponía a burne-jones?

para consolarme, como chocolate con naranja

:P

beso

Juan Antonio dijo...

Claro, buen análisis. Ahondas que da miedo. Muchas gracias por el comentario.

Besos.

Meryone dijo...

me lo dió cris...

Meryone dijo...

porque no vives con ella

ahhhhh

Meryone dijo...

lo vi, lo vi

hasta le hice cucú, pero nada...

Meryone dijo...

jo...

y nosotros desamparados

ay

Meryone dijo...

estará escondida

Meryone dijo...

folerpa se esconde dentro del sofá

y con las pelusas de debajo de la cama

pero los armarios son una buena opción, también

Meryone dijo...

prueba a abrir puertas

cada vez que cerramos una puerta, folerpa se queda encerrada en esa habitación...

Meryone dijo...

como a la gente de bien...

voy a organizar mi vida, mi armario y mis pelusas

Alfa79 dijo...

Después de los multicomentarios que me preceden, casi podría quedar al descubierto.

El aleteo de la naturaleza puede encontrarse hasta en el más pequeño de los deseos.

Salud. Toni Sagrel.

Isabel_MR dijo...

Uy, pues a mi s he hace algo tist porque si yo fuese ella...no se...las cucarachas son coleòpteros. No quisiera que nadie sintiera que es eso para mi y no me gustara ser eso para nadie...
Sorprendete final. Sigo leyendo encantada. Nunca se por donde vas a salir.
Un saludo amigo.

Juan Antonio dijo...

Meryone, Meryone, qué sería de este blog sin ti, jajaja. Alguien ha llegado a pensar que uno de los dos no existe fuera de la imaginación del otro.

Qué sabrán ellos. Besos.

Juan Antonio dijo...

Isabel, primor, es un coleóptero simpático.

Besos.

Isabel_MR dijo...

Oh! Entonces perdona. A veces se me ensucia la imaginación, qué le hacemos...

Juan Antonio dijo...

Un día te explico lo del coleóptero de la historia.

Besitos.

googler dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.