domingo, 21 de diciembre de 2008

MÚSICA CON HISTORIA (5)

FRÉDÉRIC CHOPIN
Estudio op. 10, número 3, en Mi mayor ("Tristesse")

Los Estudios son piezas musicales de marcado carácter pedagógico. O eso eran hasta que el mundo conoció a Chopin.

"Tristesse" es un buen ejemplo de cómo una pieza sin otra pretensión aparente que servir como ejercicio de carácter técnico para los estudiantes de piano puede convertirse en una auténtica obra maestra.

Chopin tenía 23 años cuando compuso los Estudios que integran el opus 10. Los dedicó a otra figura culminante del romanticismo musical e igualmente virtuoso del piano: Franz Liszt.

Valentina Igoshina. Vosotros sabéis.




10 comentarios:

Nefer dijo...

Besillísimo...

Anónimo dijo...

Todo un hit del siglo XIX. Me parece una exquisitez, una pequeña joya "para todos los públicos". Todo un acierto.
Rigoletto

AAN dijo...

Qué dulzura... Gracias, gracias, gracias.

Sibila dijo...

Precioso... aunque demasiado meláncólico para un día como hoy.

Te deseo que el brillo del sol que hoy renace llene tu vida.

Un saludo. :D

Amelie dijo...

Pues pronto tendré que enseñar música, así que me viene bien empezar a emocionarme desde ya...

Meryone dijo...

al pelo no le queda nada para ser cortado

mañana, si los hados son propicios

pero sí, he vuelto a cambiar la foto

beso

Juan Antonio dijo...

Gracias, Nefer.

Lo es, Rigoletto.

Dulcísimo, AAN. Y todo eso en Mi mayor. ¿No es sorprendente?

Sibila, gracias por tus buenos deseos. También yo te deseo lo mejor. (Pero, ¿hay un día más melancólico que ese precisamente?)

Entonces has escogido bien, amiga Amelie.

Meryone...

Anónimo dijo...

Chopin, para mí, lo mejor en piano. Y el estudio número 12? Qué me dices?

Gracias por regalarnos este post. Bellísimo.

Claro

Juan Antonio dijo...

Gracias a ti, querida Claro, por tus palabras.

El número 12, sencillamente, me "revoluciona" interiormente.

Un beso.

xiana dijo...

Me encanta este estudio. La verdad es que me gustan todos, pero este tiene algo hipnótico, ¿no crees?
Recuerdo que cuando lo tocaba (exceptuando la parte central de sextas) tenía como la sensación de derretirme en medio de ese legato tan increíble.
Fue una de las piezas que más disfruté y creo que de las que mejor llegué a tocar :)

Beso