sábado, 11 de octubre de 2008

TRÁNSITO


Aquí estoy, bajo un árbol de estrellas cenicientas,
en la mitad cumplida de mis días,
más cerca de la nada hoy que ayer,
en este desván aturdido de mi historia,
más cerca del olvido.

Como la risa de un niño en una inmensa llanura desolada,
así suenan mis pasos esta noche
en la mitad cumplida de mis días,
mientras en vano los miembros se fatigan
tras unas migajas de luz.

Pero tus ojos están llenos de luz,
tus ojos sí,
y tus manos cargadas de promesas,
tú que eres como yo y que amaneces apenas
en la mitad cumplida de mis días.

13 comentarios:

Nefer dijo...

Jo J.A. pero qué bonito.. oyes, me gustan mucho las imágenes que cuelgas en cada post, de dónde las sacas?

Besillos

Sielitolindo dijo...

Caprichos del destino, al principio nuestros días la luz de nuestros ojos viene de las manos cargadas de promesas de un amor, una ilusión... en la mitad de nuestros días, las promesas que no se cumplen pesan ya mucho, no hay ilusión y la luz de los ojos se va apagando...

Pero un día, aparece una nueva ilusión y la luz vuelve, las promesas, el amor...

Y entonces ya no estamos cansados y fatigados, hastiados de la vida... y nos damos cuenta, amigo Juan Antonio, que los que usamos el corazón, nacemos y morimos con cada amor...

¡Muac!

Juan Antonio dijo...

Querida Nefer, busco cuadros de pintores que me gustan con Google, Chagall es una de mis inspiraciones.

Un beso, primor.

Nefer dijo...

Es que me encanta comprobar como mi ignorancia artística me delata por todas partes... viva esa licenciatura que con tanto esfuerzo me saqué!

Juan Antonio dijo...

Vane, tú lo has dicho. Cuántas veces nacemos y morimos. Es agotador.

Un beso y gracias por ese derroche de poesía, artistaza.

Nébula dijo...

usted siga escribiendo así de bonito, siga castigándome con sus crímenes perfectos, siga n_n

me recordó a aquél poema de ángel gonzález

Quise mirar el mundo con tus ojos
ilusionados, nuevos,
verdes en su fondo
como la primavera.
Entré en tu cuerpo lleno de esperanza
para admirar tanto prodigio desde
el claro mirador de tus pupilas.
Y fuiste tú la que acabaste viendo
el fracaso del mundo con las mías.


aunque no sé porque me da que habla de su cumpleaños y de su hij@, ains, tengo el día espeso :/

Sielitolindo dijo...

No es poesía, corazón, es que tus entradas me llegan mucho, me siento identificada, es como si fuesen mías...no sé...

Meryone dijo...

tus ojos están llenos de luz...

y sus manos de miel??

te debo un mail

besos

Juan Antonio dijo...

Nébula, al menos yo no te hipnotizo. Eso prueba mi buena fe. No, no hablaba de mi(s) hijas(s).

Eres genial. Pero eso no es nuevo.

No conocía ese poema. Desde luego, vale bastante más que este tránsito.

¿Crímenes perfectos? Eso sí que es matar impunemente y además con elegancia. (¿Puede pedirse algo más a un buen crimen?)

Besos.

Juan Antonio dijo...

Vane, ya sabes, tenemos un corazón a medias vagando por Triana. (Quien dide Triana dice Londres, París...)

Besos.

Juan Antonio dijo...

Meryone, criatura adorable, sí, sus manos un día estuvieron llenas de miel y de sueños. Ahora no lo sé. Prefiero no saber.

Me debes algo más. Ay, estas niñas olvidadizas.

Besos.

Juan Antonio dijo...

Nefer, precisamente esta no es una de sus obras más conocidas. No seas tan dura contigo misma. Tú sabes bien que no te lo mereces.

Besillos. (Y recuerdos a las flores de loto de los jardines tebanos.)

Nébula dijo...

me siento impotente por los actos de cierta persona que no acierto a comprender, y al final logra que sienta que todo es culpa mía :/