viernes, 3 de octubre de 2008

LA TARDE


—Amor, ¿me das un poco de esa luz dorada?
—No sé.
—¿No me la das, aunque te la pida? Mira que nada te cuesta.
—No sé a qué luz te refieres.
—Esa que ilumina esta tarde y la hace crisálida de oro y de sueño; esa que me invita a volver a la vida.
—Es que… es sólo mi sonrisa.
—Ya lo sabía. ¿Me la das ahora?

12 comentarios:

Lía Vega Erao dijo...

Ufffff.... Poeta... cuan lleno de sabor...

Sielitolindo dijo...

uy, eso me lo dices en persona y me derrito....

;p

Un besote

Vane

Nefer dijo...

Uf, pues reitero lo que dice Vane, me dicen eso y caigo rendida... pero qué bonito J.A.! sobre todo por la dulzura que desprenden tan bellas palabras...

Besillos

Juan Antonio dijo...

Gracias, Lía.

¿De verdad, Vane? Algún día haremos la prueba.

Nefer, muchas gracias, me alegra que te guste.

Besos a las tres.

pati dijo...

¿Y si después no me la devuelves?

;)

Un beso.

Juan Antonio dijo...

Cuenta con ello, Pati. Veramente.

Besos.

Alfa79 dijo...

Un poema que me recuerda bastante a la inspiración romántica de Bécquer.

Me gustó. Alfa79

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Pues espero que te dé esa luz dorada de su sonrisa, que sin duda te mereces semejante placer... y ese cuadrito de Waterhouse, el de esa Ariadna durmiente, ajena a la llegada de su Jasón, causa de su felicidad y su desgracia, cuya nave se perfila en el horizonte, es el que tengo "sustentando" el título de mi blog principal, no del que me visitas últimamente, de "Música y Poemas", sino de "El Blog de Mayte Dalianegra", que tiene fondo rojo. Y es que vaya coincidencias en cuanto a gustos pictóricos tenemos, querido amigo. ¡Un besito!

La niña del viento. dijo...

jo..!k bonito...eso te lo inventas tu?me gusta...y el cuadro tambien.. :)

Juan Antonio dijo...

Sí, Niña del viento, lo invento yo. Eres un cielo.

Un beso.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hola, Juan Antonio, he vuelto a este post para rectificar mi lapsus, que de tanto mito ya me confundo, jeje, que no era Jasón el que llegaba a meter en líos a la pobre Ariadna, sino Teseo y mira que este invierno estuve en Atenas admirando el friso que sobre su leyenda decora el Hephesteion, también denominado Theseion o Thisio en honor de este héroe ateniense. Será que como Jasón abandonó a Medea lo mismo que Teseo a Ariadna, establecí concomitancias entre ambos y por eso me equivoqué. Y de todo esto, de mi lapsus, tuve conciencia cuando abrí mi blog principal y vi la foto de esta obra de Waterhouse que descansa bajo su título y que también ilustra tu hermoso post. Bueno, corto rollo, un beso y feliz semana.

Juan Antonio dijo...

Jajaja, muchas gracias por la aclaración, querida Mayte. Eres una erudita.

Un besazo, preciosa.