jueves, 21 de agosto de 2008

MONSTRUOS (2)


EL DEVORADOR DE LAS SOMBRAS

En la admirable obra titulada El libro de los seres imaginarios, Jorge Luis Borges deja constancia de un ser fantasmagórico mencionado en El libro de los muertos egipcio.

Debemos imaginar al alma del difunto que, guiado por Anubis, comparece ante el tribunal de Osiris. El corazón del muerto es depositado sobre uno de los platillos de una balanza; sobre el otro, la pluma de Maat (símbolo de la verdad y la justicia).

"El muerto jura no haber sido causa de hambre o causa de llanto, no haber matado y no haber hecho matar, no haber robado los alimentos funerarios, no haber falseado las medidas, no haber apartado la leche de la boca del niño, no haber alejado del pasto a los animales, no haber apresado los pájaros de los dioses."

"Si miente los cuarenta y dos jueces lo entregan al Devorador “que por delante es cocodrilo, por el medio, león y, por detrás, hipopótamo”. Lo ayuda otro animal, Babaí, del que sólo sabemos que es espantoso y que Plutarco los identifica con un titán, padre de la Quimera."

3 comentarios:

Nefer dijo...

De mi viaje a Egipto me traje como recuerdo (obligado) un papiro con esta misma representación, por ser el pasaje más famoso del Libro de los Muertos y el más representado en las tumbas del Valle de los Reyes. Y que voy a decir... si es que me encanta.
Gracias Juan Antonio, una elección fantástica.

Saludos.

Juan Antonio dijo...

Gracias a ti, Nefer. La mitología egipcia es de una belleza indescriptible.

Un beso.

Meryone dijo...

te conté que mi trabajo de investigación iba de monstruos en un principio?

sí, creo que sí lo hice...

visita fugaz

volveré para leerme a todos los sarabia

y comentarlos

y esas cosas

bicos